TREINTA AÑOS DE EMPRENDER UNA LUCHA CONTRA LAS ADICCIONES: CIJ

Los Centros de Integración Juvenil (CIJ) cumplen 30 años de emprender una lucha contra las adicciones en Colima, es por eso que llevaron a cabo un desayuno de agradecimiento a todos los involucrados, voluntarios que han hecho posible los muchos testimonios de éxito a lo largo de estos años.

 

Así se pronunció, Carmen Gutiérrez Ayala, directora del CIJ en Villa de Álvarez, quien precisó que a lo largo de estos 30 años han llegado más de 10 mil 500 pacientes, así como 3 mil 300 voluntarios.

 

“Tenemos infinidad de testimonios a lo largo de estos años que ha salido adelante, personas que están llevando a cabo actividades muy importantes y buenas”, resaltó.

 

En este 2019, señaló, se han tenido en tratamiento 350 pacientes, en donde en su mayoría consume la droga de metanfetamina, lo cual representa un gran reto, por el gran deterioro de salud que tienen los pacientes en muy poco tiempo, es por eso que se tiene que internar para poder desintoxicar para posteriormente iniciar un proceso de terapia donde ya hagan consciencia de que consumir este tipo de drogas no es lo mejor.

 

Refirió que, para los tratamientos con internación, se tiene una excelente coordinación con otras dependencias tanto privadas como públicas, como son en Ciudad Guzmán y Zapopan, Jalisco o con los centros con los que cuenta el gobierno del estado en Tecomán y Manzanillo.

 

Informó que de un 100 por ciento de los casos con los que se enfrentan por adicción a la metanfetamina, el 60 por ciento son derivados a internamiento, quienes en su mayoría tienen entre 2 a 3 años o más de consumo.

 

Gutiérrez Ayala lamentó que cada vez haya mayor disponibilidad para conseguir diversas drogas, aunado a la facilidad para adquirirla por el bajo costo. Recordó que en el CIJ se han tenido casos de menores de 12 años.

 

 

Reconoció que el personal con el que se cuenta actualmente en el CIJ, no es suficiente, pues tiene diez trabajadores, que son tres psicólogos, tres trabajadoras sociales, una doctora, secretaría y dirección. Y aunque reiteró que no son suficientes, cuentan con un número importante de voluntarios.