TAXISTAS DE VARIOS MUNICIPIOS SE MANIFIESTAN EN CONTRA DE MOTOTAXIS FRENTE A CASA DE GOBIERNO DE COLIMA

·         Crean caos vial en la capital del estado

·         Varios taxistas iniciaron su caravana desde Manzanillo

 

Taxistas de los municipios de Manzanillo, Tecomán, Armería, Colima y Villa de Álvarez, se manifestaron a través de una caravana vehicular en la capital del estado, exigiendo a las autoridades el retiro de los mototaxis, que consideran son ilegales y afectan de manera directa su trabajo e ingresos.

 

Fueron más de 300 unidades las que se manifestaron frente a Casa de Gobierno, invadiendo la Calzada Pedro A. Galván y Juan José Ríos, en donde los choferes gritaban consignas y haciendo pitar sus cornetas.

 

Ya en Casa de Gobierno, una comitiva de diez integrantes, encabezada por el presidente del Frente Colimense de Transporte, Hugo Chávez Ríos y de la dirigente estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) María Esther Gutiérrez Andrade, fueron recibidos por el gobernador del estado, José Ignacio Peralta Sánchez.

 

Previo a su ingreso a la reunión, Hugo Chávez recordó que desde hace tempo se está pidiendo que se detenga a los mototaxis, pero no se ha dado ningún operativo con fortaleza, sino que día a día está apareciendo más mototaxis en los municipios de Tecomán y Manzanillo y la gente está inconforme porque la Secretaría de Movilidad no ha actuado en forma tajante en la detención de estas unidades.

 

Por su parte, Gutiérrez Andrade agradeció la atención del mandatario estatal para escucharlo y exponerle las dificultades por las que actualmente se atraviesan, pero también advirtió que en caso de que no haya resultados continuarán realizando las manifestaciones “porque creo que ya estuvo bien de promesas y de compromisos y no vemos resultados”.

 

Resaltando que lamentablemente con esta contingencia, los taxistas no tienen ni el 50 por ciento, de lo que ganaban en otros momentos y aparte tienen que estar lidiando con los mototaxis, es decir ahorita muchos ya están desesperados porque no tienen ni siquiera lo mínimo para llevarles de comer a sus familias.