REFLEXIONA NORA RÍOS SOBRE USO DE LA CATEGORÍA “MUJERES”

Hace un análisis del artículo de Joan Scott titulado El género: una categoría útil para el análisis histórico

 

Notas para una reflexión del uso de la categoría “mujeres”  en el diseño de políticas públicas, es un texto de la autoría de la doctora en Ciencias Sociales; especialista en Políticas y Estudios de Género;  en donde hace una reflexión del artículo de Joan Scott llamado El género: una categoría útil para el análisis histórico.

 

En el texto que en su momento fue presentado también en mesas de diálogo “Miradas para un buen trato”, Equidad y no discriminación en México, -señala en entrevista su autora- retoma lo afirmado por la historiadora Scott, quien dijo propuso en su texto clásico una doble definición del género.

 

Añade que entendió al género como “un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos y el género como una forma primaria de relaciones significantes de poder.”

 

Comentó que en su experiencia en la función pública a cargo del diseño e implementación de  políticas de igualdad por más de 8 años, la que le permite ofrecer, al igual que Scott en su reflexión a más de 30 años de su artículo sobre el género como categoría analítica, la idea de que el género debe también concebirse como un grupo de preguntas, como un proceso que incluye fases de desarrollo y aplicación.

 

Abundó que es donde el género, además de ser capaz de mostrar y ser parte de la edificación de las relaciones entre los hombres y las mujeres; se conciba como como esa forma primaria de significar el poder en las relaciones y permita, por ejemplo, preguntarse, cómo es que el género construye relaciones y comunidades.

 

Ríos de la Mora manifestó que en su opinión, esta búsqueda de despolitización del sexo y del término mujeres de la década de los 80´s del siglo XX, construyó una visión de género políticamente correcta en el campo académico; pero, al cabo de los años y al ser empleado por quienes operan y diseñan las políticas públicas, ha tenido un efecto perverso o, al menos, alejado del propósito reivindicatorio de las mujeres como sujetos de la Historia, pues el género se convirtió en un término ambiguo que puede al utilizarse no incluir ni el sexo –como categoría analítica y condición biológica−, ni a las mujeres; logrando así su invisibilización.

 

Enfatiza en el texto que las políticas de igualdad han propuesto a raja tabla la importancia del lenguaje para construir sociedades incluyentes e individuos “tolerantes” ante las diferencias y preferencias, así como erradicar la violencia contra las mujeres y niñas.

 

 

Para concluir, Patricia Ríos de la Mora refirió que a través del texto de Joan Scott, El género: una categoría útil para el análisis histórico, la construcción del género tiene como antecedente el trabajo y la preocupación tanto de grupos de mujeres activistas, así como historiadoras feministas, quienes se interesaron en distinto nivel de reconocer la presencia y actuación de las mujeres en la sociedad.