PIDEN COMERCIANTES Y TIANGUISTAS QUE SE REABRA EL MERCADO DE LAS PULGAS

·         Proponen comerciantes acudir la mitad un fin de semana y la otra mitad el otro, además de uso obligatorio de cubrebocas, filtro al ingreso y uso de alcoholgel

 

 

Al considerar que la situación económica que enfrentan algunos tianguistas y comerciantes del Mercado de las Pulgas, que tienen ya tres meses sin poder vender sus productos, a través de su líder, José Martínez Paredes, se presentó ante el Consejo de Fomento Económico la solicitud para que se pueda instalar de nueva cuenta este tianguis.

 

Dentro de la solicitud, señaló Martínez Paredes, se hacen diversas propuestas para mantener las medidas de seguridad sanitaria como es que se coloquen un fin de semana la mitad de los comerciantes y la otra mitad el siguiente fin de semana, para poder tener un puesto si y otro no para la sana distancia.

 

Aunado a ello, colocar al ingreso a los terrenos de la Feria un filtro sanitario invitando a los clientes al uso obligatorio del cubrebocas, así como gel antibacterial y colocar un tapete sanitizante para mayor seguridad tanto de los tianguistas como de los visitantes.

 

Resaltó que en total son 1 mil 200 comerciantes los que se instalaban de manera regular en el mercado los días domingo y tras el inicio de la contingencia sanitaria no se tienen ingresos además de que hay muchos empleos que se están perdiendo.

 

Explicó que esta solicitud se le hizo entrega al secretario de Fomento Económico, como cabeza de sector, y se mantiene un diálogo permanente para que se pueda ya hacer uso de las instalaciones de los terrenos de la Feria y se pueda instalar el mercado.

 

Martínez Paredes enfatizó que las pérdidas económicas de los tianguistas y comerciantes es incalculable, pues “somos 1 mil 200 comerciantes y por lo bajito cada uno vende de 3 mil a 4 mil pesos, entonces representa una derrama económica de casi 4 o 5 millones de pesos cada domingo en venta”.

 

 

Recordando que la gente que va ahí genera también empleos, “porque si es un negocio de comida contrata meseros o ayudantes de cocina entre cinco u ocho personas, mientras un comerciante acude con un familiar o una persona que le ayude a que vaya a despachar o vender, entonces en general de manera indirecta casi 200 empleos independientemente del número de comerciantes”, subrayó.