MENORES PUEDEN DECIDIR CON QUIÉN QUIEREN VIVIR

Los menores de edad, en este caso adolescentes pueden decidir dónde y con quién quieren vivir siempre y cuando se demuestre que no corren algún riesgo, y que las personas con quien esté se hagan responsables, así lo dijo Adrián Menchaca García, Procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Colima.

Esto luego de ser cuestionado sobre el caso de una menor de 14 años que fue reportada como desaparecida y que días después fue encontrada, pero que ya no quiso regresar con su familia por decisión propia. 

“Está estipulado en la Ley y tienen derecho a la participación de sus asuntos, en muchos de los casos, el escuchar a los adolescentes nos ha dado buenos resultados y hemos tenido éxito al hacerlo”, expuso.

Indicó que hay casos muy difíciles, ya con el hecho de que se hayan escapado nos pone en focos rojos y es necesario abrir una investigación profunda para encontrar las razones de el por qué lo hizo.

“En el momento que nos dice que no quiere regresar a su casa, nosotros tenemos la obligación de indagar por qué razón y si declara ante nosotros que es abusada sexualmente, que es toqueteada por algún familiar, que es maltratada, que no es el mejor entorno o que no se siente segura, nosotros debemos actuar”, puntualizó.

Refirió que antes estas situaciones, la Procuraduría realiza el levantamiento de las actas, se hace la revisión física y del perfil psicológico del menor, así como de la persona donde pretende quedarse, y si hay un delito que perseguir o si no es lugar apto para proteger al menor, se realiza la denuncia correspondiente y se le pone a disposición de los Centros de Asistencia Social.

Indicó que en la actualidad hay una nueva figura en la Ley la General de Derechos “el adulto significativo” que establece que la custodia puede estar a cargo de una madrina o padrino, vecina o vecino que pueda tener esa confianza.

Comentó que una de las obligaciones de la Procuraduría es coordinar y dar seguimiento exacto a estos adolescentes apoyados con ciertas instituciones, para verificar que su vida mejore o no se vea afectada, como lo es la educación y la salud.

Destacó que al dictar Medidas de Protección Urgente, el Poder Judicial debe ratificar esta medida, y en el caso de los familiares que intenten llevarse a la fuerza a los menores podrían parar en la cárcel por generar daños psicológicos o físicos a los pequeños.

Cabe destacar que en Colima se cuenta con tres Centros de Asistencia Social, el Albergue Francisco Gavilondo  Soler, donde aceptan niños de 0 a 12 años, el Centro de Mujeres ubicado en el municipio de Tecomán donde actualmente se han llevado a 24 adolescentes y el centro de atención para adolescentes hombres a donde se han dirigido 14 jovencitos.

Finalmente, Adrián Menchaca García, dijo que para evitar estas situaciones, lo más conveniente es mantener una comunicación estrecha con los hijos, formarlos con valores, entre ellos el amor y el respeto y sobre todo el cuidado puntual de los hijos e hijas, porque las consecuencias legales son severas.