SE AVECINA UN TIEMPO DIFÍCIL PARA COLIMA, EN CUANTO A LA PANDEMIA: SSA

·        Es necesario aprender a convivir con el padecimiento

·        La economía y la salud no son antagónicas, pero siempre se deberá privilegiar a la vida

 

Al señalar que la situación que se vive en el estado de Colima es inédita, pues la pandemia genera no solo una crisis sanitaria sino también económica, la titular de la Secretaría de Salud en el estado, Leticia Guadalupe Delgado Carrillo enfatizó que se avecina un panorama complicado por el incremento de casos explosivos que se están dando y como una de las consecuencias a la afectación a la economía.

 

Ante ello, dijo, como ciudadanos, se tiene que enfrentarla con orden y con respeto, se requiere hacer vida con el Covid-19.

 

Así como se ha estado aprendiendo a lo largo de muchos años a convivir con padecimientos como el dengue, para lo cual tampoco hay vacuna autorizada, también se tiene que aprender a vivir de una manera segura ante las enfermedades emergentes que se vayan presentando.

 

Convivir con un padecimiento, aseguró, requiere de la inteligencia y actitud.

 

Es decir, inteligencia, para saberse informar, estar actualizados con información fidedigna, científica y avalada por las instituciones que se dedican a estos estudios; inteligencia para tomar decisiones personales, que ayuden a hacer las cosas requeridas para vivir de una manera segura frente a la enfermedad.

 

Mencionó que una decisión inteligente en estos momentos, está basada en saber aplicar las medidas de prevención, prever la manera en que se va a actuar si se llega a enfermar y en ese caso apegarse a las recomendaciones médicas para salir en el menor tiempo y de la mejor manera de esta situación.

 

Externó que como sociedad también se deben favorecer entre unos y otros, para que estas condiciones se cumplan por un bien común que es la salud. Por ello, en el sector salud, desde que se conoció de la alerta epidemiológica del Covid-19, se ha estado trabajando para establecer las acciones necesarias para atender casos, cubrir equipos de protección, adquirir los insumos que no estaban presupuestados y aplicar los programas de reconversión, según se fuera desarrollando la contingencia, en eso se está y se lleva un gran avance.

 

Expresando que, sin embargo, pareciera que la salud y la economía chocan. Por una parte, las recomendaciones sanitarias para minimizar riesgos de contagio y por otra, la insistencia a reactivar la vida económica.

 

Indicando que, desde la perspectiva de la salud pública, la salud y la economía no son antagónicas, pero si se debe de privilegiar la vida sobre los demás valores.

 

Por eso, la guerra no es entre la sociedad, la batalla es contra el virus, de ahí que la inteligencia en la toma de decisiones es de ambas partes y en ello se debe y se está unidos, tanto las empresas como las personas.

 

Incorporar a la vida y actividades cotidianas la protección de la salud, que en estos momentos en mantenerse en casa el mayor tiempo posible, lavarse las manos con agua y jabón o una solución alcoholada en cada momento, usar de manera correcta y obligatoria el cubrebocas.

 

Las empresas, industrias, dependencias y todo el ámbito laboral, refirió, también deben incluir las condiciones para que tanto empleados y empleadores, tengan sus protocolos y cumplan con la seguridad en salud.

 

Puntualizando que ambos frentes, la ciudadanía y el sector productivo y empresarial, fueron unos antes y serán otros después de esta contingencia que llegó para cambiar. Y si logra seguir unidos en esto, se será un solo frente y fuerte contra el Covid-19.

 

En unidad –expresó- se puede hacer que la cima de casos que se está alcanzando se aplane, que se haga meseta, no pico, que implicaría además de los casos muchas muertes.

 

Tengamos, enfatizó, una actitud proactiva, informada, consciente, solidaria, respetuosa y responsable, que sea la que cada uno brinde como valor agregado a las acciones preventivas que ya se está incorporando cada vez más a la vida cotidiana.