PERSONAS CON DISCAPACIDAD, ADULTOS MAYORES Y MUJERES EMBARAZADAS SÍ PUEDEN ENTRAR ACOMPAÑADOS AL SUPERMERCADO

+ Es discriminatorio limitar el acceso a personas con necesidades particulares, a los establecimientos comerciales para adquirir alimentos y productos, señaló el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred)

 

 

Ante la contingencia sanitaria por el SARS COV 2 o Covid 19, varios establecimientos comerciales y supermercados han limitado el acceso a sus clientes para evitar la propagación del virus.

 

Sin embargo, los sectores vulnerables de la población, como   personas con discapacidad, adultos mayores y mujeres embarazadas, se han visto afectados, debido a que necesitan el apoyo de un acompañante para poder realizar sus compras, y en muchos sitios se les ha negado la entrada,  lo cual es un acto de discriminación, señaló el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

 

En ese sentido, dio a conocer que la Secretaría de Salud y Bienestar del Gobierno de México ha dado la instrucción de que únicamente las personas de los sectores vulnerables pueden ingresar a las tiendas acompañados de alguien más.

 

A pesar de ello, han recibido denuncias por parte de los afectados, a quienes no se les ha permitido entrar a las tiendas acompañados por sus cuidadores.

 

De igual forma han tenido conocimiento de casos de madres de familia a quienes también se les ha negado el ingreso por llevar a sus hijos, ya que no tienen a nadie para encargarlos.

 

La Conapred señaló estar consciente de las medidas que se deben implementar para evitar los contagios del Covid 19, buscando proteger a grupos específicos de población, pero que al no saber aplicar, en realidad resultan discriminatorias y excluyentes.   

 

Por lo anterior, además de las acciones de higiene, sana distancia y sanitización dispuestas por la Secretaría de Salud, se exhorta a las personas dueñas, encargadas y trabajadoras de establecimientos comerciales a que consideren las siguientes medidas:

 

Los horarios de compra para personas adultas mayores o mujeres embarazadas deben ser preferentes y no restrictivos. Es decir, si no acuden en los horarios preestablecidos por las tiendas, deben poder realizar sus compras.

 

Brindar prioridad de acceso a personas adultas mayores y con discapacidad, así como a mujeres embarazadas y jefes y jefas de familia con niñas o niños a su cargo que se encuentran en situación de mayor desventaja y necesidad de cuidado.

 

Facilitar la compra de artículos esenciales y no obstaculizar dicha actividad a ninguna persona por razones injustificadas como la edad, discapacidad, embarazo, profesión o condición de salud, ni ninguna otra.

 

Durante esta emergencia sanitaria es preciso colaborar para que nadie pierda la oportunidad de tener a su disposición alimentos, medicinas y otros bienes esenciales.

 

 

Las medidas que se adopten deben contribuir a que quienes tienen mayores dificultades para hacer compras y las que tienen a personas dependientes bajo su cuidado, puedan hacerlo de manera efectiva y en buenas condiciones.