IMPLEMENTAN VIGILANCIA SANITARIA PERMANENTE EN CENTROS DE REHABILITACIÓN DE ADICCIONES

La Secretaría de Salud y Bienestar Social, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), implementa un programa permanente de vigilancia sanitaria a las clínicas y residencias para la rehabilitación y cuidado de personas con problemas de adicciones, a fin de promover el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana 028 y evitar un riesgo para los usuarios de estos servicios.

 

Debido a que la mayoría de dichos establecimientos carecen de infraestructura y servicios necesarios, la Coespris mantiene la vigilancia y el fomento sanitario para lograr que paulatinamente cumplan con la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-2009 “Para la prevención, tratamiento y control de las adicciones” y la Ley para la prevención, tratamiento y control de las adicciones en el estado de Colima.

           

Asimismo, otorga plazos para la corrección de las anomalías encontradas, tal como se dispone en el artículo 430 de la Ley General de Salud, ya que las clínicas y residencias no tienen recursos suficientes para subsanar las deficiencias a la brevedad.

           

Al mismo tiempo, lleva a cabo fomento sanitario para que estos establecimientos conozcan la legislación sanitaria en la materia y, así, promover su cumplimiento.

           

Informa que este año ha realizado 45 visitas de verificación a los citados centros, aplicando cinco medidas de seguridad consistentes en suspensión de trabajos y/o servicios por carecer del aviso de funcionamiento y de responsable sanitario y por no contar con programas, condiciones de saneamiento básico y de infraestructura necesarios y áreas específicas según el grupo de edad y sexo.

           

La Coespris señala que ante denuncias sanitarias realizadas por familiares de usuarios y por vecinos de las clínicas y residencias para el cuidado de personas con trastorno mental y adicción, se propone que las autoridades municipales incluyan este tipo de giros en su padrón de establecimientos para que sea avalado en el programa de desarrollo municipal, a fin de generar un control efectivo de los mismos y evitar que se establezcan en lugares inadecuados.