AUMENTAN TRASTORNOS DE SUEÑO A CONSECUENCIA DE LA PANDEMIA

La psicóloga, Silvia Montoña, explicó que el desajuste con los horarios ocasionado por el encierro generado por la pandemia del COVID-19 se ha convertido en una de las causas en el aumento de trastornos de sueño en la población, afectando de forma directa a niños, jóvenes y adultos.

La experta aseguró que actualmente las personas cambiaron sus horarios de descanso, destacando que ahora están durmiendo más tarde y como consecuencia  se están levantando en horarios más retardados o tienen durante el día lapsos de cansancio o sueño.

 

Indicó que este cambio en sus hábitos  ha venido a afectar en todos los sentidos a la población, emocionalmente, energéticamente, en horarios alimenticios y hasta en su digestión.

 

“Necesitamos reajustar, necesitamos ver nosotros mismos lo que nos hace estar en esta situación, tenemos que normalizarnos, porque en estos momentos ya se están reajustando las actividades académicas en línea, reuniones, todo lo que se debe estar haciendo”, comentó.

 

Refirió que en el caso de los niños, es necesario que estén equilibrados, porque son más vulnerables y sensibles en tema de salud y energéticos, de ahí la importancia de que tengan sus horas completas de sueño, que estén descansados, porque necesitan tener su estado emocional en calma.

 

“Si de por sí ya los tenemos en casa todo el día y tenemos que estar con ellos en actividades para   que estén tranquilos y equilibrados.  De alguna manera u otra, si alteramos su sueño, a nivel cerebral también hay una alteración que los mantiene más inquietos, que los hace más irritables, que los pone más enojones y más intolerantes”, expuso.

 

Manifestó que las siestas no es tanto un problema, porque lo único que hace es restaurar al organismo para continuar con nuestra jornada que termina en 4 o 5 horas más.

 

“Se recomienda que la siesta del día sea de 20 a 40 minutos como máximo. Normalmente las personas que volvían al trabajo en la tarde, no disponían de mucho tiempo para las siestas, pero ahora es necesario programarnos  para seguir haciéndola, solo hay que disciplinarnos y que no rebase  estos horarios para recuperar el cuerpo”, explicó

 

La psicóloga comentó que otra cosa que podemos hacer es recuperar la noche para que nuestro cerebro pueda estar en orden, ya que este caos colectivo se intensificado, volviéndose caótica la alteración de sueño.

 

“Un cuerpo que no está relajado, una mente que está con actividad más del tiempo que debe estar en reposo, también genera más caos, densidad y movimiento, y eso hace que también estemos más alterados con la situación que estamos viviendo”, detalló.

 

Finalmente recomendó varias cosas para poder conciliar el sueño: La lectura es una cuna para la mayoría de la gente; la meditación, hablando de un estado de relajamiento con nosotros mismos a través de frecuencias de relajación que se pueden encontrar fácilmente en youtube; trabajar con la respiración, contar nuestra exhalaciones e inhalaciones para que el cerebro vuelva a entrar en estado de relajación y así ir equilibrando poco a poco nuestro sueño.

 

Agregó que la alimentación es importante, cuando acaban de cenar pesado les va a costar más trabajo tener una relajación porque el aparato digestivo debe seguir trabajando; evitar la cafeína y cambiarlo por tés relajantes; incluir lechuga en la cena, ya que es muy relajante.

 

“Cuando nos acostamos en la cama y ya le dimos cinco vueltas a la cama, la energía densa ya la distribuimos en nuestro colchón, por lo que es necesario salirnos de ese estado parándonos, sentándonos, recargándonos en la pared y así volver al estado de relajación”, concluyó.