SE REDUCIRÁN LA BRECHA ENTRE LA SOCIEDAD Y LOS JUECES: ARTURO ZALDÍVAR

+El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, señaló que la renovación interna se centró en los ejes de combate al nepotismo y la corrupción, en la austeridad y el uso eficiente de los recursos públicos

Ante la falta de confianza de los ciudadanos hacia los jueces, así como de cercanía por parte de los impartidores de justicia hacía la ciudadanía, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, señaló que determinaron implementar “una verdadera autorreforma al interior del Poder Judicial, con la finalidad de reducir esa brecha entre la sociedad y sus jueces”.

Esa renovación interna se centró en los ejes de combate al nepotismo y la corrupción, en la austeridad y el uso eficiente de los recursos públicos; así como en el fortalecimiento de la carrera judicial para la formación de un nuevo perfil del juzgador y la juzgadora federal.

También se enfocaron en la consolidación de la defensoría pública, así como en la implementación de medidas de paridad de género.

“Estos mismos ejes se retoman en la propuesta de reforma judicial, con el objetivo de profundizar y consolidar la ruta que hemos trazado, así como para que podamos avanzar más lejos y dejar un Poder Judicial renovado para las administraciones futuras”, apuntó. 

De igual forma, comentó que desde que llegó a la Corte ha buscado contribuir a que el lenguaje de las sentencias sea claro y accesible para las personas.

“De hecho, fui ponente de la primera sentencia en formato de lectura fácil. La manera como puede permear esta cultura a todos los jueces del país es a través de la capacitación”, indicó.

Para el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los impartidores de justicia deben tener la capacidad de elaborar argumentos sobre interpretación constitucional altamente sofisticados y explicarlos de manera que parezcan claros y sencillos para el resto de las personas.

Es por ello que “uno de los aspectos fundamentales de la reforma es el fortalecimiento de la escuela judicial, a través de la cual las juzgadoras y los juzgadores aprendan a hacer sentencias que sean comprensibles para todas y todos”. 

Destacó que durante el primer año de su gestión se creó la Unidad de Litigio Estratégico en Derechos Humanos, donde se estableció un área de ciencias forenses, y se aumentaron de 39 a 103 las variantes lingüísticas en las que se puede brindar atención en el instituto.

Asimismo, se creó la asesoría especializada en atención a personas en cuanto a movilidad y sujetas a protección internacional, se instauró el Observatorio Ciudadano sobre Derechos de Personas con Discapacidad, se representó a adultos mayores, indígenas y personas con enfermedades crónicas, para que pudieran acceder a beneficios preliberacionales.

También se creó la Secretaría Técnica de Combate a la Tortura y Malos Tratos, se estableció el sistema de telefonía Defensatel y, finalmente, para la gestión de servicios del instituto se implementó el área de Primer Contacto y un sistema de citas que ha permitido reducir los tiempos de espera.

“El reto es profundizar en estos cambios. Llegar a más lugares, tener defensoras y defensores públicos de carrera, cada vez mejor capacitados, para brindar una asesoría y defensa de la mayor calidad posible, a aquellas personas que más lo necesitan”, expresó. 

De igual forma, aseveró que se amplía la atención para intervenir en la promoción de juicios de amparo en materia familiar, “la materia más sensible, la más litigada en el país y en la cual se juegan los derechos y el interés superior de las niñas, los niños y adolescentes”.

Adicionalmente, se prevé que el Consejo de la Judicatura Federal pueda determinar que se preste el servicio de defensoría pública en cualquier otra materia de amparo, más allá de las materias penal y laboral en las que actualmente intervienen los defensores públicos y asesores.