HAY MARGEN PARA APOYAR EMPRESAS

*Medidas temporales a favor del empleo y la planta productiva tendrían un costo fiscal bajo: Banco Mundial. 

 

México sí tiene espacio fiscal, aunque limitado, para proteger el ingreso y empleo en medio de la pandemia por Covid-19, así lo dijo Pablo Saavedra, representante del Banco Mundial, quien manifestó que es crítico que se tomen ya medidas para que la recuperación de la crisis sea menos prolongada. 

 

Estas declaraciones fueron emitidas a un día de que Arturo Herrera, secretario de Hacienda, dijera que México no tenía espacio fiscal como otros países para grandes programas de apoyo. 

 

Al respecto, Saavedra aseguró en el tercer día de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica organizada por el CCE, que el otorgamiento de créditos, el diferimiento de impuestos, el subsidio a salarios y una reducción temporal de la carga horaria o salarial, con cambios temporales en leyes, son medidas provisionales que podrían aplicarse por dos o tres meses, y tendrían un costo fiscal reducido. 

 

“El espacio fiscal que tiene (el país) es suficiente para encaminar estas medidas. Existe espacio fiscal para cuidar empleos, podrían emitirse apoyos directos a empresas y familias, como ruta para afrontar la crisis”, señaló.

 

Indicó que dichas medidas tienen que ser temporales para que el costo fiscal sea bajo.

Puntualizó que proteger el ingreso y el empleo es crítico para que la etapa de recuperación de la crisis económica sea menos prolongada, y México tiene espacio fiscal para poder actuar con algunas medidas de éxito probado en otros países durante la crisis de 2009.

 “Sabemos que México tiene un espacio fiscal limitado, pero también sabemos que el espacio fiscal que tiene México es suficiente para poder encaminar este tipo de medidas. Es importante proteger el empleo para no hacer de una crisis que podría ser temporal, hacer una crisis mucho más permanente”, refirió.

 

Para Saavedra, se deben considerar subsidios y un apoyo del gobierno por uno o dos salarios mínimos que vaya directo a las empresas, con la condición de proteger los trabajos.

Estudios del Banco Mundial sobre crisis pasadas, indican que cuando un trabajador pierde su empleo, en promedio, el nuevo empleo que obtiene después de meses es con un salario más bajo, con frecuencia en la informalidad, y con productividad más baja.

 

“Cuando esto se agrega a toda la economía, agrega una productividad más baja en momentos cuando se necesita sea más alta, y hace la recuperación más lenta”, apuntó.