GUARDIA NACIONAL LA MILITARIZACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS DE FORMA LEGAL: MANUEL BALCÁZAR

La militarización de las fuerzas armadas es algo que ha estado presente en el país desde hace muchos años, tan es así que solo basta recordar que algunos de los gobernantes de México fueron generales revolucionarios lo que funda las relaciones cívicos militares; así lo dijo el especialista Manuel Balcázar.

 

 

Explicó que el antecedente inmediato en la historia reciente es en 1997 donde batallones de la policía militar sustituyen a los policías de la Ciudad de México, en la delegación de Ixtapalapa, para que se fueran a capacitar y después regresaran. 

Manifestó que en 2007 se creó el Cuerpo de Fuerzas de Apoyo Federal que dependían de la Secretaría de la Defensa Nacional y estaban bajo adscripción directa al presidente de la república.

 

 

Agregó que otro antecedente es en 1994 en Chiapas con el levantamiento zapatista donde se desplegaron las ropas por 12 días hasta que vienen las mesas de negociación para la paz.

 

 

Balcázar comentó que la Guardia Nacional se creó con la idea de que sea una fuerza de seguridad intermedia que servirá para contener a una amenaza que supera la capacidad de una entidad federativa y va a poner fin. 

 

 

“Tengo la impresión que al echar mano de las fuerzas armadas, se está subsidiando ya una responsabilidad que es de los políticos, porque la clase política usa a las fuerzas armadas cuando se necesita y después los regresa a los cuarteles”, subrayó.

 

 

Indicó que aquí se está echando mano a las fuerzas armadas como último recurso, puntualizando que las fuerzas armadas van en apoyo a las autoridades civiles en seguridad. 

 

 

“La guardia nacional está teniendo un problema de dificultad en el reclutamiento, los homicidios dolosos van a la alza y en esta pandemia se empieza a complicar más, porque las fuerzas de seguridad empiezan a tener tareas que nos les habías asignado como el confinamiento de personas, vigilancia de hospitales y otros brotes de desobediencia civil”, detalló.

 

 

Abundó que esta militarización es para que a través de la Guardia Nacional se asuma algunas tareas en materia de seguridad, lo que implica ver más ejército en las calles, le va a entrar a prevención del delito, realizar detenciones y ciertas actividades que estaban delimitadas para los policías.

 

 

Comentó que aquí lo interesante sería decir cuándo o en qué momento se deben regresar, porque desde la administración de Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en generalidades.

 

 

“Casi todos los regresan cuando ya se van, pero el que llega los vuelve a sacar, es un juego de estira y afloja que al final solo dejan policías que no están profesionalizadas y ciudadanos que pagamos las consecuencias de esas ineficiencias de la clase políticas”, sostuvo.

 

 

El experto refirió que el Consejo de Seguridad Nacional debería estar sesionando para autorizar este decreto y así analizar las decisiones ejecutivas, pero tristemente en México la cultura de seguridad nacional de inteligencia es muy incidente y los políticos de cualquier partido, no saben mucho de qué se trata, y hacen medidas generales sin puntualización y ahí si se ve el riesgo de que se tengan los resultados no deseados.

 

 

“A nivel país seguimos sin entender lo que está pasando y mientras sigamos así vamos a recurrir a  la “decretitis” y todo se hace por decreto, sin embargo la realidad no responde a decretos y empieza al desencanto entre la expectativa que se tienen al pronunciar un decreto y los resultados que se tienen”, dijo.

 

 

 

Por su parte, Jorge Ruizvisfocri señaló que la impunidad e ineficiencia de la Fiscalía es el problema más grande en Colima, detallando que en 2017 se cometieron 24,244 delitos, pero solo se resolvieron 340 carpetas de investigación, cerrando solo el 1 o 2 por ciento. 

 

 

“Cifras similares en 2018, lo que se ve reflejado en la sentencias la falta de investigación en los casos, dando como resultado que en 2019 hubo 26 mil delitos, y solo hay 400 sentencias, básicamente el 99 por ciento de los delitos quedan sin sentencia”, apuntó.

 

 

“El sistema de procuración de justicia está diseñado para que no haya culpables, de este modo cualquiera puede cometer un crimen y es barato. En los homicidios dolosos, la gente comienza a cometer delitos donde ven que no se tienen sanción”, expresó.

 

Cabe destacar que Manuel Balcázar, es especialista en seguridad nacional e inteligencia, ha trabajado en los 3 órdenes de gobierno. Graduado del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa, el Centro de Estudios de Seguridad Ciudadana de la Universidad de Chile. Es autor del libro “la influencia de las maras en México”, y coautor del libro “Profesionalismo de Inteligencia en las Américas”.