TECOMÁN SIN POSIBILIDADES DE CONTAR CON RASTRO TIPO TIF

*Colima no tiene un solo rastro que cumpla las condiciones mínimas requeridas: Carlos Íñiguez.

 

La Unión de Tablajeros,  que preside Carlos Íñiguez, señaló que está lejos la posibilidad de que el estado cuente con un verdadero rastro Tipo Inspección Federal (TIF) a pesar de que en el futuro será un deber estar en este nivel para el mercado.

 

El secretario general, manifestó que tristemente Colima no tiene un solo rastro que cumpla las condiciones mínimas requeridas, hecho por el que se han tenido pláticas con diversas instituciones y desafortunadamente a nivel nacional se vive “una incertidumbre” al respecto.

 

Recordó que hace un mes hubo un encuentro con la supervisora de las condiciones de los rastros y se confirmó que Colima no cuenta con uno solo que cumpla las condiciones por lo que se trabaja de acuerdo a las posibilidades que se tienen y para cumplir lo mínimo que requiere sanidad.

 

“Si se pusieran muy drásticos, realmente el único rastro que cumpliría es uno particular”, destacó.

 

Manifestó que ante esta situación, se han propuesto dos rastros estratégicamente colocados en el estado que podrían dar suficiente servicio para cualquier municipio. 

 

Carlos Íñiguez recodó que hace dos años propusieron al estado donarle un terreno que se compró entre tres personas. “Le dijimos que pusieran la instalación y nosotros el terreno, pero desafortunadamente nos dicen que no hay recurso”.

 

Agregó que instituciones como la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) u otras que otorgan financiamiento, no lo hacen sino es un rastro TIF, lo que dificulta mucho hacerse llegar de un apoyo para mejorar, además dijo, los rastro TIF tienen un mantenimiento costoso.

 

“Pero en realidad es un mercado que tenemos que llegar a futuro aunque por desgracia la mayoría de gente en el municipio, al menos un 70 u 80 por ciento está acostumbrada y quiere comer la carne fresca, lo cual sanitariamente no es recomendable”, comentó.

 

Como empresario y líder de los tablajeros destacó que aún se vislumbra muy lejos la posibilidad de un rastro TIF porque no hay recurso federal o en este caso, dijo, es posible tampoco haya voluntad por parte del estado porque pudiera haber muchas formas de hacer las cosas a pesar de que las finanzas sean difíciles.

Por último señaló que se requieren alrededor de 43 millones de pesos para su construcción, mientras que, para un rastro certificado, que se supone no es tan complicado, se tiene que llevar arriba de 30 millones de pesos.