SI NO HABRÁ APOYOS, QUE POR LO MENOS NOS DEJEN SEGUIR TRABAJANDO: COMERCIANTES DE NEGOCIOS CONSIDERADOS NO ESENCIALES

Comerciantes de la zona conurbada de Colima y Villa de Álvarez, alzaron la voz exigiendo a las autoridades de los tres niveles de gobierno apoyos para poder sostener sus negocios y comercios ante el cierre de los mismos por la contingencia sanitaria que se vive por la pandemia del Covid-19.

 

 

Señalaron que, de no darse apoyos, por lo menos los dejen seguir trabajando y abriendo sus comercios, pues la situación económica está mermando los ingresos y con ello el poder continuar sosteniendo el negocio y alimentando a sus familias.

 

 

En voz de Luis Moreno, precisaron que están siendo sumamente castigados, los negocios considerados como no esenciales han tenido que bajar sus cortinas y al no haber apoyos la situación se agrava conforme pasan los días.

 

 

Se ha solicitado atención de las necesidades de los pequeños comerciantes, pero al ser actividad no esencial, los ayuntamientos amenazan con quitarles la licencia si no cierran. “Hazle como puedas”, es su única respuesta. Acuden con personal de la Secretaría de Salud, Guardia Nacional, policía estatal, policía municipal, Fiscalía y con prepotencia exigen el cierre del negocio.

 

 

Indicó que se hizo un censo y son aproximadamente 400 negocios o comercios en la zona conurbada la que se está viendo afectada de manera directa.

 

 

Son cientos de comercios y miles de personas las afectadas, pues no solo los propietarios se ven afectados, sino también los empleados que se quedaron sin ingresos.

 

 

Ante esta situación, los comerciantes, dijo, propone a las autoridades de los tres niveles de gobierno que les permitan trabajar, con todas las medidas de seguridad sanitaria e higiene que se debe tener.

 

 

Estamos -reiteró- dispuestos todo, a usar cubrebocas, guantes, gel antibacterial, tomar medidas para no aglomerar gente en los comercios, hay dulcerías, tapicerías, peluquerías, cristalerías, madererías, cristales y aluminios y estamos dispuestos a tomar las medidas de seguridad que se nos exijan.

 

 

 

Puntualizando que para muchos comercios el servicio a domicilio no es opción, pues, en muchos de los casos no se cuenta con el transporte necesario y además no es costeable por el tipo de productos que se comercializan.