¡NO A LA MINA EN CANOAS!, EXIGEN SUS HABITANTES A SEMARNAT

Luego de realizar una marcha que inició en el Jardín Núñez y concluyó frente a las oficinas de la representación en el estado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), habitantes de la comunidad de Canoas del municipio de Manzanillo, acompañados de integrantes de diversas organizaciones civiles, se manifestaron en contra el proyecto minero que se pretende realizar en dicha localidad.

 

Exigieron a las autoridades ambientales federales no otorgar el permiso a la empresa minera que pretende iniciar el proyecto denominado RUFUS 5, el cual afectará 28.6 hectáreas de selva y bosque de encino, así como a varias localidades y sobre todo donde se forma el río El Cacao, que abastece de agua para el consumo doméstico y riego agrícola de alrededor de 4 mil personas.

 

En este sentido, Raymundo Campos Muñoz, Comisario Ejidal de Canoas, expresó que ninguno de los entes involucrados a este proyecto, ya sea autoridad estatal y federal, ni la propia empresa han dado la cara en la localidad, pues ellos conocieron del proyecto por terceros.

 

Eso es precisamente lo delicado –externó- no conocemos ni sabemos nada del proyecto, lo conocimos por otra parte que no correspondía a la empresa, que es la que debería de haber dado la cara primero en vez de echar a andar al proyecto, y las instituciones encargadas del medio ambiente, también debieron haber tenido ese cuidado que les corresponde como autoridades del tema.

 

Ante esta situación, leyeron, frente a los funcionarios federales un posicionamiento en donde exigen: Se reconozca públicamente el rechazo de la Comunidad Indígena de Canoas al proyecto RUFUS 5 y a cualquier proyecto minero relacionado con su territorio, susceptible de afectar sus derechos e intereses.

 

También, Se niegue la autorización de concesiones, a cambio de uso de suelo o cualquier otra acción con la que SEMARNAT permita a la empresa Hermatite S.A. de C.V. o cualquiera de sus asociadas, a realizar operaciones dentro o en las zonas aledañas al territorio de la Comunidad Indígena de Canoas, y el respeto irrestricto de sus derechos humanos.

 

Al ser atendidos por el encargado de la oficina de SEMARNAT en Colima, Carlos Manuel Alcaraz Mendoza, quien les explicó que todo particular o empresa tiene derecho a presentar su solicitud, pero obviamente esta tiene que ser revisada y analizada por la dependencia federal, la cual tras una investigación principalmente en lo que se refiere al impacto ambiental deberá tomar la decisión de aprobar o rechazar el proyecto, pero que esto solo forma parte de los trámites que se tienen que realizar, agradeciendo que se entregue el documento en donde los habitantes de la zona rechazan el proyecto, pues dijo, forma parte del análisis que se realiza.