MOTOTAXIS, SEGURAS Y ECONÓMICAS

+El asesor jurídico de la Cooperativa de Moto-transportistas Unidos de Colima, Aldo García, señaló que este servicio de transporte alternativo no representa peligro para los usuarios,  ni para los conductores, ya que las unidades circulan por zonas de baja velocidad, además los choferes son contratados luego de aprobar exámenes psicológicos, psicométricos, toxicológicas, psicomotrices y de manejo, lo cual hace que el servicio sea más seguro

 

A diferencia de los taxis o camiones urbanos, las mototaxis no representan peligro para los usuarios, ni para los conductores, debido a que circulan a una velocidad mínima y por zonas estratégicas para evitar el tráfico.

 

Lo anterior, lo aseguró Aldo García, asesor jurídico de la Cooperativa de Moto-transportistas Unidos de Colima, quien señaló que el reglamento del transporte alternativo es muy diferente al del convencional.

 

Comento que en materia de seguridad, “las mototaxis operan de forma diferente, no funcionan como los camiones urbanos que tienen rutas muy largas y circulan por vías rápidas, tampoco funcionan como los taxis que pueden pasar de un municipio a otro”.

Indicó que la primera delimitación que tienen las mototaxis es que sólo pueden circular dentro de un municipio en específico, razón por la cual está dentro de las esferas de las competencias de los ayuntamientos el regularlas.

 

Si las motos tuvieran la necesidad de transitar por diferentes municipios se requeriría una concesión estatal, “y el estado tendría que garantizar la seguridad de un servicio”.

Otra de las características particulares del servicio de las mototaxis es que dentro del mismo municipio, “existen polígonos diseñados con rutas alternas de baja velocidad, lo cual ha funcionado y no hemos tenido ni un solo accidente en 4 años”.

 

Explicó que las motos están hechas para no andar a más de 35 kilómetros por hora, pero como organización redujeron aún más el límite de la velocidad para que no circulen a más de 25 kilómetros por hora, con la finalidad de disminuir los riesgos, ya que, “si se llegara a impactar una moto que va a esta velocidad no ocasionará daños mayores”.

 

En ese sentido, reiteró que en los polígonos por donde circulan este tipo de vehículos son de baja velocidad y no pueden circular por vías rápidas, a menos que haya un carril de baja velocidad o laterales en la vialidad, de lo contrario no.

 

“Todo vehículo es susceptible a los riesgos, hasta los peatones, pero podemos evitar los accidentes, y en caso de que se llegara a presentar uno, es porque el chofer no respetó las normas establecidas por la propia cooperativa y se metió a alguna vía rápida, o porque un vehículo convencional invada el carril de baja velocidad sin precaución y a exceso de velocidad y embista a una moto”.

 

Asimismo, enfatizó que las mototaxis no pueden acercarse a las franjas de riesgo, las cuales son todas las áreas de alta velocidad, por lo que la cooperativa se encarga de supervisar que se cumpla el reglamento “y velar por la seguridad del usuario”.

 

Además, indicó que las mototaxis cuentan con una póliza de seguro para la seguridad de los usuarios y daños a terceros, con una cobertura igual o superior a la de los propios taxis.

Reconoció que actualmente no existe una figura de licencia para chofer de mototaxis porque el Gobierno del Estado no la ha diseñado, tampoco existe capacitación por parte de la Secretaría de Movilidad, “pero si llegaran a hacerlo lo aceptaríamos”, sin embargo, destacó que la propia cooperativa ha trabajado en la elaboración de esquemas para capacitar a los  conductores de estos vehículos, además de pedir ciertos requisitos para poder operar una las unidades.

 

Mencionó que a quienes deseen trabajar como choferes de mototaxis se les pide 2 cartas de recomendación, y se les aplica un examen psicométrico para descartar alguna condición o conductas inapropiadas; posteriormente se les da la capacitación para que conozcan el funcionamiento de las unidades y de aprobarla se les entrega una certificación.

 

Además, se les realiza un examen antidoping semestral que cubre 6 reactivos, “cuando la prueba que se les realiza a los choferes de taxis sólo es de 2 reactivos; y se hace una inspección permanente para supervisar que se tenga todo en regla y las unidades se encuentren en buen estado”, comentó.

 

También, dio a conocer que próximamente los usuarios de las mototaxis podrán contar con una aplicación que podrán instalar en sus dispositivos móviles  llamada TAL Colima, Transporte Alternativo, “la cual se hizo con el objetivo de asegurarles un cobro justo y mejor disponibilidad”.

 

Lamentó que haya quienes aún no confíen en el trabajo que se está realizando para la funcionabilidad de las mototaxis y que incluso hagan aseveraciones de que no son seguras, pues “se debe al desconocimiento de todo lo que implica operar este tipo de unidades, y es normal porque no están informados; que nos digan porqué son inseguras o en qué se basan, porque las estadísticas dicen todo lo contrario”.

 

Otra versión que desmintió es que sean vehículos “adaptados”, pues aseguró que “es falso, ya que eso implicaría una modificación artesanal y todas la mototaxis que están funcionando, así vienen de fábrica y estos vehículos para entrar al país tienen que hacerlo por la aduana, tienen su carta de importación y cumplen con las normas mexicanas,  así que no son adaptadas, ni mucho menos ilegales”.

 

Referente a que se les ha acusado de ser una competencia desleal para los taxis y otros servicios de transporte público, consideró que en cualquier mercado o tipo de negocio, “la competencia genera calidad en el servicio y mejora en los costos, es decir, cualquier cosa que hagan para mejorar tu servicio es en beneficio del usuario, por lo que yo sugeriría que se hicieran reformas en el servicio a favor de los usuarios”.

 

Recordó que cuando se intentó bajar la tarifa en el servicio de transporte colectivo, las instituciones no pudieron hacerlo, “y es que siempre terminan presionando para poner  las tarifa que ellos quieren”.

 

Por lo anterior, consideró que inclusive la competencia puede llegar a regular de alguna forma las tarifas, y eliminar los sobreprecios que hay en el servicio de transporte público, beneficiando a los usuarios.

 

“Con las mototaxis hemos logrado en Manzanillo que disminuya el precio de los taxis, lo cual ayuda al usuario; además en Cuauhtémoc ni un solo taxi ha dejado de trabajar, por lo que no es verdad que sea una competencia desleal , porque es muy diferente el público al que va dirigido el servicio de mototaxis”, apuntó.

 

Precisó que con base en estudios que se han realizado, sólo el 10% de la población usa taxis, un 30% usa camiones, “otro porcentaje muy reducido usa el servicio de los carros ejecutivos, como Uber, mientras que las mototaxis las usan quienes no pueden disponer de más de 20 pesos para su moviliad, “los que no tienen vehículo, los que no pueden tomar taxis porque es resulta muy costoso y tienen que caminar largas distancias para ahorrar, y que por lo general son estudiantes”.

 

En ese contexto, argumentó que el servicio se mototaxis responde a la necesidad de la “movilidad democrática”, con lo que se pretende que las personas no estén limitadas a su economía para poder desplazarse de un lugar a otro, además esto ha impactado de manera positiva en los mercados, plazas comerciales y otros sitios, ya que hay mayor concurrencia gracias a que más gente puede llegar a esos lugares, y hay mayor movimiento de la economía”.

 

Finalmente, aseguró que las mototaxis vienen a complementar un sistema integral de movilidad “donde todos cabemos, es incluyente y el único riesgo es el ego de los líderes”.