JARDINES DE LLUVIA, LA SOLUCIÓN A LAS INUNDACIONES

uis Enrique Jiménez Campos, miembro colaborador del Colectivo Jardines de Lluvia, explicó que el proyecto consiste en aplicar una técnica de drenaje urbano sostenible, mediante la cual se aprovecha parte del agua de los escurrimientos pluviales, para que las áreas verdes siempre tengan la humedad necesaria y al mismo tiempo no se saturen los colectores y las alcantarillas cuando llueva, de esta forma además de cuidar al medio ambiente, se están evitando encharcamientos e inundaciones.

 

El Ayuntamiento de Villa de Álvarez y el Colectivo Jardines de Lluvia, están trabajando de forma coordinada en un proyecto sostenible que permitirá que los camellones retengan la humedad mediante la captación de agua pluvial.

Al respecto, Luis Enrique Jiménez Campos, miembro colaborador del Colectivo Jardines de Lluvia, explicó que; “somos un colectivo interesado en promover y aprovechar el uso sostenible del agua de lluvia, de los ríos y otros cauces, para lo cual utilizamos infraestructura verde”.

 

Detalló que el objetivo es que las ciudades tengan más áreas verdes funcionales, y que a su vez nos ayuden a disipar riesgos en las tormentas, además de proporcionarnos sombra y comodidad en las vialidades.

 

Luis Enrique Jiménez comentó que la idea surgió en este mismo año 2020, durante el confinamiento por la contingencia sanitaria, por lo que apenas comenzarán a echar a andar el proyecto con el apoyo de las autoridades municipales.

 

“Somos un grupo de egresados de carreras afines, estudiantes y jóvenes que queremos recuperar el medio ambiente por medio de la urbanización; algunos de nuestros compañeros incluso están haciendo sus tesis sobre este tema, pero también queremos que la iniciativa ciudadana marque la pauta y logremos que se incluya en la agenda pública”, dijo.

 

En ese contexto, apuntó que el Ayuntamiento de Villa de Álvarez, a través de la Dirección de Ecología, ha mostrado interés en el proyecto, por lo que ya se les autorizó intervenir un tramo del camellón de la Avenida Pablo Silva García. 

“Cuando se los planteamos vimos que les agradó mucho la idea y nos dieron un espacio, donde trabajamos con la parte del diseño, cuestiones técnicas y convocamos a voluntarios para realizar este trabajo, desde la mano de obra, la plantación y mantenimiento”.

 

Al abundar más en el tema, explicó que un jardín de lluvia es una técnica de drenaje urbano sostenible, el cual consiste en aprovechar parte del agua de los escurrimientos pluviales, para que las áreas verdes siempre tengan la humedad necesaria y al mismo tiempo no se saturen los colectores y las alcantarillas cuando llueva, de esta forma además de cuidar al medio ambiente, se están evitando encharcamientos e inundaciones.

 

Detalló que, para instalar este sistema de drenaje urbano sostenible, se requiere cavar y mejorar el suelo para que tenga una mayor captación de agua; con esto se obtienen unas pilas con volumen el necesario para recolectar agua de lluvia que escurre por las vialidades y así amortiguar la corriente de una tormenta. 

“Estamos convencidos de que son más los beneficios que podemos aportar con este proyecto, mediante el cual favorecemos la biodiversidad en las calles y avenidas, teniendo así más áreas verdes dentro de la ciudad, más sombra y espacios más frescos”, indicó.

 

Como ejemplo, refirió que uno de sus compañeros realizó su tesis sobre la problemática de la Avenida Venustiano Carranza, esquina con la Avenida Tecnológico, donde ha habido inundaciones y encharcamientos importantes derivado de las fuertes lluvias, y en donde ven una gran área de oportunidad, ya que aseguran que se podría instalar un sistema lo suficientemente grande para captar el agua y evitar que siga habiendo afectaciones en esa zona.

Comentó que, en el estado, anteriormente, ya se había intentado hacer algo así, pero sin concretarse nada, por lo que ahora buscan que se lleve a cabo con éxito, para lo cual se requiere de un estudio previo para conocer las condiciones de cada ciudad y saber cómo proceder.

 

“Estos sistemas han tenido mucho éxito en otros lugares, como en la Ciudad de México, o en Hermosillo, Sonora; donde hay desiertos principalmente, pero en nuestro caso, el objetivo es disminuir las inundaciones, entonces habría que planearlo de acuerdo con las necesidades de cada zona, y no es difícil, solo se necesita voluntad”.

 

Referente a los retos a los que se enfrenta el colectivo para la instalación de los jardines de lluvia, indicó que para que esto sea posible, se requiere de recursos económicos para intervenir los espacios y adecuarlos de manera correcta, haciendo uso de la tecnología y planificando cada movimiento, pensando siempre en una escala sistémica; además de modificar la reglamentación municipal para que lo nuevos desarrollos contemplen su impacto en la infiltración y contemplen estas soluciones.

 

También aseguró que los jardines de lluvia pueden funcionar como reservorios de agua en donde no cuentan con la suficiente cantidad de este líquido vital, para almacenar los volúmenes de agua que escurren por las calles, y es que “debemos aprender a ver las lluvias como una oportunidad y dejar de verlas como una amenaza, porque en sí Colima está situado entre ríos y somos vulnerables a tormentas y huracanes”.

 

Finalmente, invitó a las instituciones, organizaciones y asociaciones, así como a quienes estén interesados, a sumarse a este proyecto, el cual aseguró que traerá muchos beneficios a la población, “Colima es un lugar ambientalmente privilegiado, y afortunadamente cada vez somos más los que estamos trabajando en esto”.

 

Para mayor información pueden visitar su página Jardines de Lluvia, en Facebook e Instagram.