ALISTAN CORRALES PARA TOROS EN LA PETATERA

 

“Cuando empiezan con el trazado del ruedo, yo empiezo a medir y  a dividir el terreno para los corrales de los toros de reparo y los toros de casta o de lidia”, apuntó Felipe de Jesús Ponce Topete, encargado del Área de Corrales, en la Plaza de Toros La Petatera, quien desde hace 6 años, asumió esta responsabilidad como sucesor de Adrián Macías. 

 

El pasado 3 de diciembre de 2018 inició la construcción de la obra arquitectónica, la cual lleva un avance del 70 por ciento y se estima que se entregará a finales de enero, para la Edición 162 de los Festejos Charrotaurinos en honor a San Felipe de Jesús.

 

Actualmente, se encuentran trabajando alrededor de 40 personas en la edificación de la plaza, la cual dirige Desiderio Contreras “El Pajarito”.

 

Felipe de Jesús Ponce Topete explicó que primero se coloca el primer horcón, como parte del portón de entrada al redondel, la cual debe tener una altura de 3.20 metros, y la miden con una vara de otate.

Precisó que los corrales están hechos de troncos, Tablones y soga de ixtle del número 11, los cuales se hace de manera artesanal.

En la actualidad todos los amarres se engrapan para asegurar que las sogas no se muevan y que los nudos no se deshagan con los movimientos bruscos de los astados.

En esta área también se cuenta con un embarcadero que permite la carga y descarga de las bestias que saldrán en los jaripeos y en las corridas.

Ponce Topete apuntó que el corral para los toros de lidia tiene una capacidad para encerrar a 10 animales y mide 5 metros cuadrados. Mientras que el corral para los toros de reparo tiene un terreno más extenso, de hasta 70 metros cuadrados.

Cada corral mide 2 metros de altura “y se cubre de la tercera lata para abajo con petates, también se le ponen ramadas de 2 metros y medio para darles sombra”.

Agregó que de ahí, luego pasan a los astados a corrales individuales, donde permanecen varios días, ya que por su naturaleza “son animales que en espacios pequeños no pueden estar juntos, porque se matarían entre ellos”.

Como medidas de seguridad, explicó que cada año se van remplazado los materiales que ya no sirven, como maderas viejas por nuevas, “las que vemos que ya no sirven se tiran y ponemos tablas nuevas que amarramos con sogas nuevas también, así como los petates”.

Explicó que lo ideal es que los toros de lidia tengan 2días de descanso en los corrales donde tienen comederos y bebedores, cada ganadero trae los alimentos.

En ese sentido, mencionó que se pide el apoyo a la Policía Municipal para controlar el flujo de visitantes y evitar que la gente se acerque a los corrales, con el propósito de no estresar a los toros que van a salir al ruedo. 

Y es que “cuando la gente se acerca mucho y se estresan se pueden poner agresivos y se les pueden romper los cuernos o lastimarse”.

Indicó que el ruedo mide más de 60 metros de diámetro, lo que la hace una de las plazas más grandes del mundo ya que en el mundo de la tauromaquia, normalmente las dimensiones varían entre los 45 y 50 metros.

 Indicó que durante los festejos, diario reciben a aproximadamente 20 toros para ser jineteados en el Toro de Once y por las tardes.  

Para las corridas formales precisó que llegan entre 8 y 10 ejemplares de lidia, según la decisión que haya tomado el ganadero. 

Finalmente, invitó a todas las personas a visitar la Monumental Plaza de Toros La Petatera para que conozcan cómo está hecha y sean parte de los Festejos Charrotaurinos de Villa de Álvarez 2019.