SE REQUIERE MAYOR ATENCIÓN DE AUTORIDADES FEDERALES EN LA PRESENTACIÓN DE SERVICIOS DEL ISSSTE: DOLORES GONZÁLEZ

La secretaria general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) en Colima, Ma Dolores González Meza lamentó que en el ISSSTE continúen dándose situaciones en donde se ven afectados los derechohabientes, tales como algunas prestaciones para los trabajadores.

 

Aseguró que uno de los principales problemas con los que se enfrentan es que no hay decisión por parte de oficinas centrales en temas, tan relevantes, como lo son las licencias sin goce de sueldo de los doctores, en donde no son cubiertas esas plazas, dejando con menor personal al instituto para la atención de todos los derechohabientes.

 

“También se tiene la problemática, aunque ya se está corrigiendo, sobre las citas médicas por teléfono, entre otras”, mencionó.

 

Reconoció que aún hay mucho que hacer, mucho que hacer y apelo a las autoridades estatales y federales, para que clarifiquen todos los procesos que otorga el ISSSTE no tengan atrasos.

 

Refirió que estas situaciones no solo se dan en Colima, sino en el ámbito nacional, “pues el problema no son los estados, sino la conducción que desde nivel central está teniendo las autoridades”.

 

Externó que el líder nacional de la FSTSE ya está en contacto con las autoridades federales, en donde “el problema es que tienen un concepto erróneo de los procesos que ya se tenían y quieren modificar algunos otros, pero no saben cómo y en ese lapso están ‘boicoteando’ el funcionamiento de las prestaciones que veníamos teniendo”.

 

Si ellos quieren -continuó la líder sindical- cambiar algunos procesos que lo hagan para mejorar, pero que no cancelen los que ya estaban, para que no haya un retroceso como lo estamos teniendo.

 

Principalmente, dijo, las prestaciones que se están viendo afectadas son; el servicio médico, los pagos de suplencias, la reducción de trabajadores y la cuestión de medicamentos a veces se tiene el retraso de su abasto, principalmente los conocidos como de ‘tercer nivel’, en donde por falta de ellos, se interrumpe el tratamiento.