PROPONEN PESCADORES RIBEREÑOS QUE SE OTORGUEN PERMISOS DE FOMENTO PARA EL  PEZ DORADO CON FINES COMERCIALES A COOPERATIVAS DE PRODUCCIÓN PESQUERA

·   Se evitaría la simulación en otorgar permisos a oportunistas aprovechando el influyentismo de autoridades que les facilitan estos trámites: Cuauhtémoc Castro.

 

· “Debemos de partir de la realidad que tenemos ya que actualmente la pesca del dorado existe”.

 

Los pescadores ribereños proponen que deben otorgarse permisos de fomento para el pez dorado con fines comerciales a las sociedades cooperativas de producción pesquera que ya cuentan con permiso o concesión comercial para el aprovechamiento de diversas especies marinas y que tengan una antigüedad mínima de 10 a 20 años en la actividad pesquera de manera ordenada.

 

Lo anterior, “para una mejor administración de esa pesquería y con la finalidad de establecer protocolos medibles para la sustentabilidad de esta especie, Lo cual evitaría la simulación en el otorgar permisos a grupos oportunistas aprovechando el influyentismo de gobernadores, senadores, diputados y gestores, que les facilitan estos trámites y que solo lo hacen para aprovechar programas de apoyo como el Bienpesca, apoyo a combustibles, motores marinos, etc., afectando a todos los pescadores que han estado ahí toda la vida”.

 

Así fue el pronunciamiento de Cuauhtémoc Castro Real, en representación de la Federación de Sociedades Cooperativas del Centro de Sinaloa, durante su participación en el Parlamento Abierto “Voces diversas, convergencias posibles” hacia una legislación favorable a la convivencia de la pesca deportiva y ribereña o artesanal del pez dorado en México, organizado por la diputada federal Claudia Yáñez Centeno, que tuvo lugar el fin de semana en la Cámara de Diputados.

 

“Si los pescadores ribereños accedemos a esta pesquería, permitirá conocer mediante cuotas de captura permitidas, el esfuerzo que este recurso soporta y ello provocaría realizar estudios técnicos y científicos que deberá hacerlos el INAPESCA y en coordinación de científicos de otras instituciones oficiales que tienen antigüedad y permanencia en la evaluación  de recursos pesqueros  para una mejor explotación regulada y controlada de la especie, como son: artes de pesca a utilizar, talla mínima de captura y  vedas para un mejor manejo y sustentabilidad del recurso. Actualmente no existe ningún control, porque se hace de manera ilegal”, señaló.

 

Durante su participación como ponente en el Panel 2 “Implicaciones económicas y de sustentabilidad en la práctica de la pesca deportiva y su eventual apertura a la pesca ribereña o artesanal del Pez Dorado. Una perspectiva multisectorial y multidisciplinaria”, que fue moderado por el diputado de Sonora Lázaro Espinoza Mendívil, expresó Cuauhtémoc Castro su opinión.

 

Ante la representación de dirigentes de pescadores, académicos e investigadores vinculados con la actividad de la pesca del pez dorado, procedentes de 15 estados de la República, convocados por la diputada federal Claudia Yáñez Centeno, apuntó Cuauhtémoc Castro que - “debemos de partir de la realidad que tenemos ya que actualmente la pesca del dorado existe”.

 

Aseguró que –“hay actualmente una pesca ilegal e irresponsable de esta especie, que se practica por pescadores furtivos, ilegales, oportunistas que no les importa la sustentabilidad de esta y de ninguna especie, utilizando diversas artes de pesca que no están reguladas por ninguna autoridad”.

 

Degustar un pez dorado en cualquier restaurant en las principales ciudades como Culiacán, Mazatlán, Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México, etc., es de lo más normal, ya que este se ofrece a la vista de los clientes a la carta. También podemos encontrar dorado fresco en los mercados sin ninguna restricción, ya que se legaliza con los comercializadores tradicionales documentando su traslado y posesión simulando otras especies y muchas veces documentándolo como pesca incidental, indicó

 

Cuauhtémoc Castro subrayó que -”es del conocimiento público las condiciones que se tienen en las comunidades pesqueras del país, de pobreza, desatención, carencia y bajo nivel de vida, como consecuencia de la falta de oportunidades de empleo y de las bajas capturas que se tienen desde hace muchos años, por lo cual es importante decirlo, que aun cuando no sabemos los volúmenes de captura ilegal del dorado, son algo significativos, que sin duda se traducen en importantes ingresos económicos que tienen los pescadores furtivos.

 

“Estos ingresos sin duda ayudarían a solucionar en parte las carencias económicas de las familias pescadoras y elevar el nivel de vida que actualmente tenemos  en nuestras comunidades pesqueras.

 

“Sabemos de las limitaciones que tiene la CONAPESCA en el tema de inspección y vigilancia, lo que no permite detener la pesca ilegal en algunas zonas del país, de especies de más alto valor comercial como es langosta, abulón, pepino de mar, pulpo, camarón, etc., entonces mucho menos se evitan las captura ilegales del pez dorado, por lo que con el permiso de fomento, los pescadores ribereños nos obligamos a coadyuvar con la Conapesca a ser vigilantes de la debida explotación del recurso, acatando los lineamientos que  determinen  el Inapesca y Conapesca como son: zonas de captura, periodos de veda, artes de pesca, talla mínima de captura  y si es necesario cuotas de producción.

 

“Además con un sentido propositivo de encontrar coincidencias en las diferencias, proponemos establecer acuerdos claros y cercanos con los prestadores de servicios turísticos y recreativos, estableciendo la suspensión de la pesca del dorado con días previos y en las zonas que se acuerde, para no afectar los torneos deportivos, así como ofrecerles nuestra total disposición para que realicen sus eventos recreativos.

 

“Por lo anterior, proponemos la modificación y adecuación de los artículos 4 y 68 de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables, que permita que el INAPESCA, incluya en la Carta Nacional Pesquera el pez dorado y se puedan expedir permisos únicamente a las cooperativas pesqueras ribereñas. Esto con el fin de darle otra alternativa de ingresos a los pescadores que viven exclusivamente de la pesca”, expuso Castro Real.

 

La pesca artesanal garantiza una mejor práctica pesquera, dando sustentabilidad del recurso y la conservación de la pesca deportiva y de los ingresos que esta genera en los Estados que se practica,  de acuerdo con los conceptos expresados por la FAO a nivel mundial, por ello deben otorgarse los permisos de fomento a las cooperativas ribereñas, concluyó.

La representación de Baja California Sur en defensa del pez dorado no se manifestó en el Parlamento, pues abandonó el Salón Verde, sede del evento,  al inicio de los trabajos.

xxx