ES FALSO QUE REGIDORES VOTAMOS POR INCREMENTAR LAS PRESTACIONES DEL CABILDO.

Es falso que siete regidores del Ayuntamiento de Manzanillo aprobamos incrementar las percepciones del Cabildo como dolosamente lo ha señalado la dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento de Manzanillo, por órdenes de la alcaldesa, Griselda Martínez Martínez.

 

En la sesión del pasado viernes 11 de octubre, lo que hicimos los siete regidores fue exigir que se transparenten y queden desglosados en el Presupuesto de Egresos los pagos de los colaboradores, de gasolina, y recurso para apoyo social que recibimos desde el pasado mes de enero todos los integrantes del Cabildo (incluidos los seis de Morena, PES y PT que votaron en contra del punto de acuerdo).

 

En ningún momento se aprobó incrementar las prestaciones de los regidores, contratar a nuevo personal para el Cabildo, ni ahora, ni para el 2020 y mucho menos se votó alguna modificación al Presupuesto de Egresos de este año.

 

Reiteramos que lo que hicimos fue pedir que en el Presupuesto queden  especificados los recursos asignados al Cabildo, para evitar que éstos se conviertan en moneda de cambio o pago de favores personales, como  sucede con la alcaldesa de Manzanillo, quien mantiene el apoyo de forma discrecional a los integrantes del Cabildo  que no la critican y se los retira a aquellos que le señalan los yerros que se están cometiendo dentro de la administración municipal.

 

Los siete regidores que exigimos trasparencia creemos que los ciudadanos tienen derecho a conocer en qué se invierten los recursos públicos, pues sólo así se avanza en la rendición de cuentas.

 

El gasto que  queremos se transparente,  -y  el cual se paga desde el pasado mes de  enero- no se desglosa en el presupuesto del municipio,  ni si quiera se encuentra en la página de Transparencia del Ayuntamiento de Manzanillo.

 

Sin embargo, como es fiel a su costumbre, la alcaldesa Griselda Martínez  tergiversa la información para su beneficio y utiliza para ello no solo al aparato de comunicación social del Ayuntamiento, sino incluso a todos los funcionarios y empleados municipales de confianza, quienes se cargan de reproducir mentiras y distribuirlas a través de boletines de prensa  en redes sociales, para promover el linchamiento mediático de quienes no pensamos como ella, acusándonos de que aprobamos incrementar las prestaciones de los regidores, cuando eso es totalmente falso.

 

En la pasada sesión de Cabildo, lo que sí aprobamos lo siete regidores es ordenarle a la presidenta que deje sin efectos el actual Reglamento Interno de la Administración Pública del Municipio de Manzanillo, por una serie de irregularidades detectadas, entre ellas las  dos siguientes contenidas en el artículo 5o. Transitorio del mismo:

 

A) que el tesorero no ha presentado al Cabildo el impacto presupuestario que representa el incremento de las remuneraciones a funcionarios y empleados, la fusión y separación de dependencias así como la creación de otras con el nuevo organigrama y tabulador de sueldos para 2019, que se le aprobaron en noviembre pasado.

 

B) que la propia alcaldesa no ha presentado al Cabildo el convenio que debía firmarse con el gobierno del estado desde el año pasado, para justificar la creación de una Dirección General de Salud en el municipio, con atribuciones que por ley corresponden a la autoridad estatal y no a la municipal.

 

En realidad, este punto aprobado es el que causó la molestia de la presidenta municipal y por el cual ordenó el linchamiento mediático hacia los siete regidores que buscamos evitar que siga la opacidad, y las irregularidades en el Ayuntamiento de Manzanillo.

 

Para aclarar esta situación y ver quién miente, los invitamos a que le pregunten a los regidores de Morena, del PT y PES, desde cuándo tienen el personal de apoyo asignado para su trabajo, la dotación de gasolina y el recurso para apoyar a las personas en situación vulnerable, y se darán cuenta  que por lo menos, es desde enero de este año.

 

 

 Agradecemos su atención y quedamos a sus órdenes para cualquier duda o aclaración.