DEBEN RESPETARSE Y GARANTIZARSE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA COMUNIDAD LGBT: INDIRA VIZCAÍNO

+ “La gente de Colima ya no es conservadora, tenemos una sociedad abierta, dinámica”, aseguró la delegada del Gobierno del México

 

La delegada del Gobierno de México, en Colima, Indira Vizcaíno Silva se pronunció a favor de la inclusión y reprobó cualquier acto de discriminación en contra de la comunidad LGBT, lo anterior al participar en la conferencia virtual titulada “De la Disidencia a la Incidencia, las Acciones Afirmativas que han cambiado la realidad de las personas LGBT+ en México”, organizada por el grupo Morena Diversidad Sexual Colima.

 

Indicó que cuando fue Alcaldesa de Cuauhtémoc realizo las gestiones correspondientes para que fueran posibles los matrimonios entre personas del mismo sexo, ya que era una necesidad, “tuvimos que documentarnos para entender; en la propia comunidad era complicado que asumieran que era necesario hacer valer nuestros derechos”.

 

Comentó que fue complicado, ya que quienes se oponen a ese tema, “siempre recurren a cualquier cosa y hasta a lo más burdo; a mí me señalaban de lesbiana, como si eso me fuera a ofender, y pues no soy, pero no me ofende, no sé de dónde sacan que podría ser un insulto”.

 

Por lo anterior, dijo que confía en el trabajo que están haciendo  las nuevas generaciones, “yo creo que con el tiempo, las nueva generaciones son las que van a sacar adelante este tema”.

 

Indira Vizcaíno señaló que por mucho tiempo se le consideró a la sociedad colimense como conservadora, sin embargo “hemos visto que es una sociedad abierta, dinámica, y lo pudimos corroborar”.

 

Recordó que cuando entró como Presidenta Municipal de Cuauhtémoc en octubre de 2012, una pareja del mismo sexo solicitó el matrimonio en el registro civil de Colima, “lo cual prendió todas las alarmas y el Gobierno del Estado llamó a una reunión a los directores de Registro Civil de los 10 municipios, para pedirles que en caso de que se presentara una solicitud de matrimonio igualitario teníamos que rechazarlo”.

 

Indira Vizcaíno no estuvo de acuerdo “entonces, fue que en el municipio de Cuauhtémoc nos reunimos para definir lo que íbamos a hacer si nos llegaba una solicitud de matrimonio igualitario”.

 

Precisó que la discusión estaba más bien enfocada en que en ese momento la Constitución Política del Estado de Colima y el Código Civil del Estado prohibían el matrimonio entre personas del mismo sexo, “decían que un matrimonio se celebraba entre un hombre y una mujer”.

 

Sin embargo, “nosotros teníamos un reglamento de combate a la discriminación, además de esta reforma al artículo 1ero constitucional que indicaba que las autoridades administrativas estaban obligadas a aplicar aquella norma que más beneficiara en materia de derechos humanos a las personas”.

 

En ese sentido, apuntó que comenzaron a trabajar darle cumplimiento a lo que dictan los Derechos Humanos y a asumir que la Constitución Local y el Código Local eran inconstitucionales en este planteamiento de que el matrimonio sólo era entre un hombre y una mujer, “y por lo tanto le concedíamos el derecho a la pareja entre el mismo sexo de casarse en Cuauhtémoc”.

 

Precisó que fue en febrero de 2013 cuando llegó la primera solicitud, “platicamos con la pareja, les explicamos lo que implicaría, ellos estuvieron de acuerdo, y lo que procedió fue que aplicamos la Constitución Federal y desconocer la local, así como el Código Civil para reconocer el matrimonio de estas personas y llevarlo a cabo, y con el apoyo del Cabildo enviamos una iniciativa al gobierno estatal para modificar el Código Civil del Estado y la Constitución”.

 

Mencionó que en ese entonces quien era el Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, vino a Colima dictar unas conferencias, mediante las cuales explicó que en ese tiempo sólo había tres formas de lograr el matrimonio igualitario: una reformando la legislación, como se hizo en la Ciudad de México; otra era a través de juicios, como se hizo en Oaxaca; y la otra era como se estaba haciendo en Cuauhtémoc.

 

“Cuauhtémoc fue el primer municipio del país que se atrevió a hacer este cambio en la constitución local y que aplicamos la constitución federal, para después mandar la iniciativa de reforma”.

 

Asimismo, manifestó que aplaudieron que tanto el IMSS como el ISSSTE hayan reconocido a estos matrimonios entre personas del mismo sexo, y garantizaran el acceso de los derechos de estas parejas que después de haberse casado presentaron su registro en estas instituciones, lo cual también era otra lucha importante para el sector.

 

Sin embargo, comentó que la legislatura de ese entonces decidió crear una figura para los matrimonios igualitarios a la que llamaron “enlace conyugal”, por lo que decidieron presentar una controversia constitucional “la cual encabezamos desde el municipio y después de varios años, la corte nos dio la razón y se obliga al Gobierno del Estado a que reforme su constitución y su código, lo cual fue muy importante para nosotros”.

 

Dijo que estaba consciente de que tal vez la gente no la iba aceptar “me iban odiar, pero era parte de ese cambio que estábamos haciendo ya como izquierda, y entendí que estaba cosechando lo que se había hecho por años para construir la izquierda en nuestro estado”.

Por lo anterior, afirmó que su obligación era hacer que se respetara la constitución, “y finalmente resultó y nos dimos cuenta de algo completamente distinto: la gente de Colima no es conservadora, y eso lo podemos ver con la primer gobernadora del país y del estado, Griselda Álvarez, quien promovió que se quitará la protección de la vida desde la concepción  en nuestra constitución, lo cual es un tema que tenemos pendiente”.

Finalmente, aseguró que van por buen camino y “vamos a salir adelante con éste y con otros temas que tienen que ver con la reivindicación de los derechos humanos”.

 

 

En la charla también participaron la senadora Citlalli Hernández, el diputado Vladimir Parra, y el activista LGBT+, Alejandro Pizano, quienes expusieron sus puntos de vista.