ASCIENDE DEUDA PÚBLICA DEL ESTADO, LOS TIEMPOS SON DIFÍCILES, RECONOCEN ARTURO NORIEGA Y KRISTIAN MEINERS

+En las comparecencias ante legisladores locales en el marco de la glosa por el Quinto Informe de Gobierno, el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas (SEPLAFIN), Carlos Arturo Noriega, precisó que la deuda pública del estado subió a 3 mil 258 mdp; en su turno, El secretario de Administración y Gestión Pública de Gobierno estatal, Kristian Meiners Tovar, reconoció que la situación es complicada debido a que se están viviendo tiempos difíciles

 

 

En las comparecencias ante legisladores locales en el marco de la glosa por el Quinto Informe de Gobierno, el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas (SEPLAFIN), Carlos Arturo Noriega, precisó que la deuda pública del estado subió a 3 mil 258 mdp.

 

En su turno, el secretario de Administración y Gestión Pública de Gobierno estatal, Kristian Meiners Tovar, reconoció que la situación es complicada debido a que se están viviendo tiempos difíciles.

 

 “Los números no mienten y ahí están las respectivas cuentas públicas, solo hay que estudiarlas y entenderlas sin distorsión alguna. Directa 2702.2, más corto 555.5 nos da 3,258 al cierre de septiembre de 2020. Es la ley misma, de Disciplina Financiera, la que determina qué es deuda pública, no es algo que esté sujeto a interpretaciones o a gusto de nadie. Entonces, para hablar de deuda pública solo a partir de lo establecido por la ley, la deuda pública está definida y no vamos a reinventarla”, puntualizó.

 

Por lo anterior, insistió en la necesidad de la contratación de un crédito por 740 millones de pesos, ya que la pandemia sobrepasó, y por mucho, toda capacidad institucional en el mundo entero, y no se contaba con recursos extraordinarios.

 

 “Seguimos haciendo frente a los compromisos del desarrollo, haciendo frente a circunstancias adversas como la reducción y ajustes permanentes de los recursos federales, que ronda ya la cifra de los 2 mil 800 millones de pesos”, señaló.

 

Referente a los recortes presupuestales, señaló que se limitará el ejercicio en educación, proyectos de desarrollo regional, obra pública, pensiones para adultos y jornaleros agrícolas, turismo, infraestructura carretera, espacios públicos y mejoramiento de vivienda, entre otros.

Reconoció que esta situación acrecienta los retos, pero aseguró que se tiene absoluta claridad de los compromisos, aunado a un buen trabajo financiero que ha permitido apalancar inversiones públicas de gran calado en materia de infraestructura en seguridad pública, salud y desarrollo urbano, que perdurarán por muchos años en beneficio de la población.

 

Por su parte, el secretario de Administración y Gestión Pública de Gobierno estatal, Kristian Meiners Tovar, reconoció que se están viviendo tiempos complejos, “tiempos en los que la pandemia que estamos padeciendo tiene enfermedad y muerte en muchas personas y una disminución importante en la actividad económica y por lo tanto, dificultades en los ingresos de muchas personas”.

 

Por lo anterior, dijo que la secretaría a su cargo ha cuidado que la Ley de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios, se cumpla en el capítulo de servicios personales, respetando, a su vez, la Ley de los Trabajadores al Servicio del Gobierno, Ayuntamientos y Organismos Descentralizados del Estado de Colima, y aplicando los convenios sindicales.

 

Recordó el funcionario que el año anterior había informado a los legisladores que se estaban llevando a cabo las acciones para regularizar la cotización de los trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

“El día de hoy les comunico con mucha alegría, que gracias a la voluntad del IMSS, el Gobierno del estado y el Sindicato de Trabajadores al servicio del Gobierno del Estado de Colima, hemos logrado un acuerdo mediante el cual se regulariza la cotización de los trabajadores a salario real en el IMSS”.

 

Referente a las pensiones de los servidores públicos, Meiners Tovar indicó que la Primera Ley de Pensiones de los Servidores Públicos se realizó en 1962 y careció durante décadas de estudios actuariales y acciones que permitieran construir un fondo de ahorro, que se hiciera frente al gasto futuro que le iba a representar para pagar la pensión a los trabajadores: “Lo más fácil para esta administración hubiera sido seguir pagando las pensiones del gasto corriente y heredarle el problema a las siguientes administraciones y por lo tanto a las siguientes generaciones de colimenses”.

 

Pero no fue así, recalcó Meiners Tovar, quien agregó que el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez consideró necesario hacer una reforma que lograra un sistema de pensiones sustentable.

 

Para lograrlo, explicó, era necesario modificar de manera paulatina las condiciones de jubilación de los trabajadores, adoptándolas a los niveles de expectativa de vida actuales; incrementar las aportaciones patronales y de los trabajadores, y fortalecer la institución que administra las Pensiones del Estado. Con ello, indicó, se logró una nueva ley de pensiones que entró en vigor en enero de 2019 y que creó el Instituto de Pensiones de los Servidores Públicos del Estado de Colima (Ipecol).

 

Afirmó que derivado de la información que llega al Ipecol de las diferentes entidades, ha sido necesario que se activen los mecanismos de autoridad fiscal que tiene el propio Instituto, los cuales son similares a los que utiliza el IMSS, pues de esa manera llegarán los recursos que las entidades están obligadas a aportar.

 

Sobre los adeudos que tiene el Gobierno del estado con el Ipecol, dijo que a través de un proceso de autodeterminación, se le fincó un crédito fiscal a la administración estatal por 147 millones de pesos, mismo que está en proceso de ejecución.

 

Finalmente, señaló que se tiene una propuesta por la Secretaría de Planeación y Finanzas para que realicen en los siguientes meses los pagos faltantes, con garantía de participaciones federales, y así ponerse al corriente de sus aportaciones. Dicha propuesta, indicó, está siendo analizada por el Consejo del Instituto.