DELITOS CIBERNÉTICOS DEBEN SER PREVENIDOS

La prevención es la parte clave para combatir los delitos cibernéticos, así lo dijo la coordinadora estatal de la Policía Cibernética, Lisset Hernández de la Mora, destacando que además se requiere de infraestructura, así como un marco legal nacional y estatal para actuar  de manera eficaz.

 

Puntualizó que el objetivo de esta dependencia es buscar que los ciudadanos no lleguen a ser víctimas de la delincuencia a través del internet, del mismo modo lamentó que en Colima la geste esté “muy verde” en materia de educación cibernética.

 

“Un delito, no por estar en una red social o en un medio electrónico deja de ser delito, lo es a como dé lugar, pero se tipifica cuando sucede en la red de internet entre dos personas o varias”, explicó.

 

Detalló que a través de patrullajes virtuales en distintas redes sociales, sobre todo en las más usadas, tal es el caso de Facebook, Twitter, Instagram, Tik Tok, etc.

Subrayó que aún es necesaria la creación leyes y nuevos maros legales nacionales y estatales que coadyuven a que las denuncias procedan y así se genere una investigación más precisa.

 

Reiteró que en las redes sociales ha sido aún más complicado, porque “lo que no está prohibido, está permitido, mientras no haya un marco legal, todo se puede”.

Alertó que una de las redes menos regulada y de mayor riesgo es Tik Tok, debido a que se registra el correo electrónico, el número de teléfono y el chip, “Ojo, porque te siguen sin pedir ni un solo permiso, pueden saber en donde estas, a qué hora grabas, qué haces”.

 

Manifestó que dentro de los delitos cibernéticos, los adultos son víctimas de fraudes financieros, extorción, acoso cibernético, entre otros delitos, mientras que los menores de edad se encuentran expuestos a la pornografía infantil y al “grooming”.

 

Explicó que el “grooming” es cuando un adulto seduce a un niño, haciéndole creer que habla con un niño de su edad, con la finalidad de obtener algo.

 

“Empiezan jugando y cuando el niño toma confianza se abre y le da toda la información personal, llega el momento en el que el perpetrado le dice que tiene fotografías, conversaciones, sé dónde vives, cómo se llaman tus papás y ahora me vas a dar a mí lo que necesito.

 

Siendo este el primer paso a la pornografía infantil, “porque le va a pedir fotos de desnudos, el menor generalmente accede por miedo o porque le da vergüenza hablar con sus padres y puede concluir con la trata”.

Lisset Hernández dijo que en estos casos la Policía Cibernética puede recibir reportes, pero la ciudadanía también puede acudir a la Fiscalía General  del Estado para levantar su denuncia correspondiente.

 

“Recibimos denuncias durante todo el año, desde las más extrañas hasta las más comunes, como fraudes financiero, falsas rentas de casas, donde hasta 10 familias pueden ser defraudadas por una sola página que ofrezca  renta de casas por inmobiliarias inexistentes.

 

Resaltó que el ciberpatrullaje, porque detecta muchos delitos federales, como la venta de arte sacro y piezas prehispánicas de eso también se hace reporte  y lo mandamos a las instancias correspondientes.