TASA DE FEMINICIDIO SUPERA LA MEDIA NACIONAL: SEPTIEMBRE 2019

Con la información actualizada del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) se realiza el análisis de los delitos de alto impacto (homicidio doloso, feminicidio, secuestro, lesiones dolosas, violación, robos a casa habitación, negocios y vehículos, así como extorsiones) en el Estado de Colima y su posición a nivel nacional, en el cual se entenderá por periodo al que comprende los meses de enero a septiembre, tanto de 2018 y 2019 según corresponda.

En Colima durante el 2018 se registraron en promedio 51 casos de homicidios dolosos por mes. Entre enero y septiembre, hubo un total de 447 expedientes, por lo que en la incidencia de este delito se reporta 59 casos por cada 100,000 habitantes.

Durante enero-septiembre 2019, este delito se ha incrementado un 9.4%, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Este delito se encuentra en 63.39 casos cada 100,000 mil habitantes. El número de víctimas incrementó un 7.53%, al pasar de 518 a 557 (enero-septiembre 2018 y 2019 respectivamente). El aumento más preocupante se encuentra en el total de mujeres asesinadas que pasó de 44 a 67; en términos porcentuales subió 52%.

Esto es de observarse, debido a que el Estado de Colima ocupó el primer lugar en feminicidios durante el 2018. De enero a septiembre ya se habían registrado 8 casos de muertes de mujeres por causa de género, 2.22 por cada 100,000 mujeres.

En los primeros 8 meses del 2019, Colima se había mantenido por debajo de la media nacional en este delito, sin embargo, en septiembre se registraron 2 feminicidios más, suma 5 en lo que va del año. Esto arroja una incidencia de 1.39 casos por cada 100,000 mujeres, por encima de la media nacional de 1.15 y el 11vo lugar a nivel nacional. 

Considerando los homicidios dolosos en general y feminicidios, el trimestre julio-septiembre es el que más muertes intencionales ha registrado Colima en el 2019.

Durante el primer semestre, el número de secuestros (10) había duplicado la cifra de los primeros seis meses del 2018 (5). Sin embargo, en el trimestre julio-septiembre 2019, solo se ha reportado 1 caso en julio.

Por lo tanto, el periodo enero-septiembre 2018 y 2019 se mantienen a la par con 12 y 11 secuestros respectivamente, sin embargo, el año anterior tiene margen mayor en el número de víctimas, de 16 y 13 (esto porque en algunos casos pudo privarse de la libertad a más de una persona).

En Colima por cada 100,000 habitantes se registran 1.43 casos de secuestro, casi el doble que la media nacional de 0.78 casos.

Durante el 2018 se registró un promedio de entre 8 y 9 violaciones por mes, hasta alcanzar los 72 casos en septiembre. En lo que va del 2019 se registran 11 violaciones mensuales, por lo que, si se comparan los dos periodos se incrementó 38% la incidencia en este delito.

Se estima que en 2018 hubo 9.48 agresiones sexuales de este tipo por cada 100,000 habitantes, superior a la media nacional de 8.77, lo que colocó a Colima en el 13vo lugar de incidencia en este delito. En septiembre de 2019, el Estado aún se mantiene en 13vo lugar pero con una tasa de 12.83 violaciones, esto se debe al incremento de la media nacional; 10.23 casos por cada 100,000 habitantes.

En Colima, de enero a septiembre de 2019 ya suman 99 violaciones, de las cuales 13 se clasifican como agravadas, es decir, contra aquellas personas que no comprenden el significado del hecho o que por cualquier causa no pueden oponer resistencia. Es la mayor cifra en esta clasificación en los últimos 5 años.

Respecto a los delitos que atentan contra el patrimonio, la tasa de robos a casa habitación pasó de 232.46 a 210.79 por cada 100 mil habitantes (enero-septiembre 2018 y 2019 respectivamente). Aunque se observa una disminución, este delito es hasta 4 veces superior a la media nacional (de 48.53).

Comparando los periodos enero-septiembre 2018 (1,766) y 2019 (1,626) el número total de este tipo de robos ha disminuido, no obstante, el uso de la violencia incrementó hasta un 64%, de 11 robos cometidos con violencia a 18.

Por otra parte, los robos a negocios tuvieron una incidencia de 82 casos por cada 100,000 habitantes en los primeros nueve meses del año pasado. De enero a septiembre de 2019 la incidencia es de 77.26. En números absolutos hubo 596 casos, de los cuales 4.69% fueron con violencia.

En promedio ocurrieron 106 robos de vehículos cada mes durante 2018; para septiembre ya se habían alcanzado los 948 casos. En este año, se han registrado en Colima 919 vehículos robados, por lo cual, el mes con más robos es septiembre con 121 casos.

La incidencia de este delito pasó de 125 a 119 por cada 100,000 habitantes. Cabe señalar que no se reporta el uso de violencia en ningún caso desde hace 5 años.

En 2018 ocurrieron en promedio entre 4 y 5 casos de extorsiones por mes, 55 en todo el año. En septiembre de 2019 ya se supera dicha cifra (58 casos).

La incidencia de este delito se ha incrementado en el Estado de Colima, de 5.53 a 7.63 casos por cada 100,000 habitantes (enero a septiembre de 2018 y 2019 respectivamente).

En lo que respecta a lesiones dolosas, en promedio se registraron 101 casos por mes en 2018. De enero a septiembre se reportaron 903 delitos de este tipo y con una incidencia de al menos 118 casos por cada 100,000 habitantes.

Entre enero y septiembre del 2019, ya suman 952 casos. Alrededor de 105 lesiones dolosas por mes. Por lo que este tipo de delito donde se atenta contra la integridad corporal ha ido en aumento; ocupa el 9no lugar a nivel nacional. En su mayoría (hasta un 60%) se cometen con elementos distintos al arma de fuego o arma blanca.

El Estado de Colima se encuentra sobre la media nacional en cada uno de los delitos de alto impacto. En dos de ellos se posicionan en 1er lugar (homicidio doloso y robo a casa habitación). Si bien en números absolutos los robos se han reducido, aún se mantienen cifras elevadas de estos delitos.

Este análisis toma en cuenta los delitos denunciados, se estima que en el Estado de Colima un 87.4% de los delitos cometidos no se denuncian ante las autoridades, esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Inseguridad Pública (ENVIPE) 2019. Las principales razones por las que las víctimas no lo hacen son la pérdida de tiempo (23%) y desconfianza en la autoridad (17.2%). No obstante, debido a que las políticas públicas en materia de seguridad se plantean tomando en cuenta las cifras oficiales, la denuncia es una parte importante para mejorar las condiciones de seguridad en el Estado.