PRESENTAN ESTRATEGIA PARA FORTALECER AL SECTOR RESTAURANTERO EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

El Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Fomento Económico, llevó a cabo el webinar “Dentro de las Estrategias en Alimentos y Bebidas para un Servicio de Calidad” con Luisana Cosío, actividad desarrollada dentro del Programa de Fortalecimiento de Capacidades Empresariales por el COVID-19.

 

Luisana Cosío, egresada de la Universidad de Colima, destacada en el país en el tema de turismo y hostelería señaló que en estos tiempos donde la pandemia a afectado la economía de los sectores comerciales, especialmente el sector restaurantero, es necesario innovar para evitar que los negocios dejen de existir.

 

Indicó que en la actualidad hay diversos asesoramientos de auditoría para la amplia gama de restaurantes a nivel nacional, los cuales coadyuvan a mejorar las estrategias de ventas y captación de clientes con la finalidad de fortalecerlos.

 

Luisana Cosío manifestó que en la actualidad, aproximadamente 2.1 millones de personas dependen económicamente del sector de alimentos, esto según datos calculados por la CANIRAC a nivel nacional.

 

Destacó que existe preocupación dentro del gremio debido a que el 90 por ciento de estos negocios están cerrando, lo que habla de una gran cantidad de restaurantes que morirán definitivamente, lo cual impacta considerablemente en la economía.

 

La experta explicó que a partir del 23 de marzo se tenía un registro de 500 restaurantes cerrados en la Ciudad de México y de 2000 en todo el país según datos del INEGI, esto además de medio millón de unidades dedicadas al sector de preparación de alimentos y medidas.

 

“Muchos de los negocios decidieron por iniciativa propia empezar a cerrar los establecimientos por el impacto económico, debido a que sus ventas se vieron afectadas porque la gente ya no salía, le daba miedo pedir alimentos y consideraron que les estaba pegando más económicamente el tener los establecimientos abiertos que cerrar operaciones”, expuso.

 

Mientras tanto, las grandes cadenas comenzaron a tomar programas para contrarrestar económicamente: a los colaboradores los retiraron durante 30 días sin goces de sueldo, también se vio la reducción de horas, incluso en los puestos operativos hubo descanso, teniendo que innovar en la mayoría de los negocios, refirió.

 

“Impulsaron el servicio para llevar. Antes de la pandemia, uno de cada diez clientes pedían comida para llevar, pero durante la pandemia creció al 30 por ciento, hablando que ahora 3 de cada diez personas usan este servicio”, expresó.

 

Luisana Cosío sostuvo que es importante tener un servicio de homologación y asesoramiento estratégico para todas las empresas, porque así se ve cómo se están haciendo las cosas desde afuera y cómo se pueden mejorar en este caso.

 

“Hay partes complementarias con el objetivo de una organización mayor, tal es el caso de los hoteles, clubes, hospitales y comedores industriales, que aunque no son primordialmente en el ámbito restaurantero, van de la mano con ello”, indicó.

 

Abundó que para salir de esta crisis es necesario hacer énfasis en el ámbito operativo y sobre todo en el trato con el cliente; así como en las áreas internas  tal y como la cocina y bodegas; además de generar un impulso o forma para reestructurar el medio restaurantero desde las finanzas, la contabilidad y la reorganización.

 

Asimismo puntualizó que este momento del COVID-19 da la oportunidad de analizar lo que está pasando con el negocio en este caso, y encontrar a que público va dirigido, así como la mejora de los procesos.

 

“Los restaurantes formales suelen tener manuales de operación eficientes para hacer cada uno de los procesos a seguir para hacer una evaluación o auditoría interna y así poder medir el crecimiento y mejora del equipo de trabajo”, agregó.

 

Finalmente dijo que para poder salir adelante es necesario que este sector se refuerce mediante estrategias comerciales, el uso de los canales de comunicación digital que son los que están generando el movimiento, por lo que hay que innovar en la publicidad hay que hacer cambios en las promociones y adaptarnos a lo que tenemos ahorita. 

 

“Además de hacer uso de las fotografías de los alimentos, acto que es primordial en el marketing, dar a conocer los precios, promociones, plazas y el producto. El control de costos es muy importante”, concluyó.