PRESENTA LA PROFEDET EL NUEVO MODELO DE CONCILIACIÓN

+La Procuradora General de la Profedet, Carolina Ortiz Porras, ofrece conferencia como parte del programa Pláticas Virtuales de Capacitación, organizadas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

 

                                                                                                                                                                              La doctora Carolina Ortiz Porras, Procuradora General de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), ofreció la conferencia "Nuevo Modelo de Conciliación", sesión moderada por la Directora General de Evaluación y Vinculación para la Reforma Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Mtra. Margarita Darlene Rojas Olvera, donde se abordaron algunos temas como: la justicia laboral, la conciliación y arbitraje.

 

Durante la charla, la titular de la dependencia explicó que para entender el nuevo modelo “debemos contextualizar, no sólo en el ámbito de la conciliación, sino de un nuevo modelo de justicia laboral; de hecho el nombre del propio precepto publicado el 24 de febrero de 2017  se denomina Decreto, por el que se declaran reformadas y adicionadas diversas disposiciones de los artículos 107 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Justicia Laboral”.

 

Abundó que la modificación al artículo 123, apartado A, de nuestra Constitución, ha sido la más importante, ya que en ella se establecieron los principios irreductibles en materia de libertad y democracia en el ámbito laboral, representatividad real y el reconocimiento mismo de la negociación colectiva cómo derecho fundamental.

 

Comentó que otra de las características fundamentales de la modificación constitucional, fue la determinación del constituyente para trasladar la impartición de la justicia laboral a tribunales dependientes del poder judicial, es decir, la extinción de las actuales Juntas de Conciliación y Arbitraje, quienes desde 1917 fueron establecidas para solucionar los conflictos laborales.

 

Aunado a ello, se estableció la obligación de patrones y trabajadores para que antes de acudir a los tribunales a iniciar un juicio deberán de asistir a la instancia conciliatoria correspondiente, es decir, la conciliación pre judicial obligatoria.

 

Argumentó que uno de los aspectos esenciales del nuevo modelo de justicia laboral es el fortalecimiento de la función conciliatoria en los asuntos del trabajo, mediante la atención de la misma por un organismo público descentralizado para los asuntos federales, y a través de los Centros de Conciliación que establezcan las entidades federativas.

 

“Estos centros deben ser especializados e imparciales, dotados de personalidad jurídica y patrimonio propio, autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión, con rango de organismos descentralizados de la Federación o de las entidades federativas”, apuntó.

 

Asimismo, señaló que “la propia constitución determina que la actuación de estas instituciones deberá ser bajo los principios de certeza, independencia, legalidad, imparcialidad, confiabilidad, eficacia, objetividad, profesionalismo, transparencia y publicidad”.

 

Aseguró que el procedimiento se diseñó para darle celeridad antes de que las partes acudan a los tribunales, y detalló que se iniciará con la presentación de la solicitud de conciliación ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral o al Centro de Conciliación local que corresponda.

 

“Se trata de una sola audiencia obligatoria impulsándose su desarrollo expedito con certidumbre en términos del momento de su realización. Su duración máxima es de 45 días naturales, precisamente para no aplazar la solución de manera infructuosa”, apuntó.

 

En ese sentido, indicó que el proceso de conciliación prejudicial tiene dos vías para su conclusión: la constancia de no conciliación que se da sólo cuando, al presentarse ambas partes, no se llegue a un arreglo; o cuando, a pesar de haber notificado en tiempo y forma al patrón, éste no se presente sin causa justificada.

 

La otra forma de terminar el proceso es a través de un convenio, que tendrá el carácter de cosa juzgada, con calidad de título ejecutivo, mismo del que se convierte corresponsable el propio Centro de Conciliación de que se celebre y cumpla con los requisitos de ley.

 

De igual forma, precisó que en la Reforma a la Ley Federal del Trabajo publicada el 1º de mayo de 2019, se integran además del procedimiento descrito, dos aspectos fundamentales: un perfil de conciliador y un método de selección de estos nuevos operadores del sistema de justicia, a través de concursos públicos y abiertos.

 

“Esto nos da la certeza de que serán profesionales elegidos por sus conocimientos especializados y sus habilidades de acercar a las partes en conflicto. Además de ello se establecen en la LFT atribuciones y obligaciones específicas que deben cumplir de manera cotidiana los conciliadores”.

 

 

Finalmente, destacó que los principios mismos que deben estar presentes en todo el procedimiento, son: la Equidad, Buena fe, Veracidad, Imparcialidad, Celeridad, Neutralidad, Legalidad, Economía y Confidencialidad.