POLÍTICA FISCAL SERÁ EFICIENTE Y A  FAVOR DEL CONTRIBUYENTE: NORIEGA

+El fortalecimiento financiero le permite al estado cumplir con sus objetivos, afirma

 

Durante el 2019, el gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez mantendrá una política fiscal que mejore la capacidad recaudatoria del estado, sin afectar la economía de los contribuyentes, informó el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas (Seplafin), Carlos Arturo Noriega García.

 

El funcionario estatal refrendó que este año no se crean nuevos impuestos ni aumentan en números reales los ya existentes, sino que al contrario se mantienen incentivos fiscales y se avanza en la modernización de servicio para mejorar la capacidad de recaudación del estado, cumpliendo así un objetivo del Plan Estatal de Desarrollo.

 

Resaltó que de esa forma se fortalece la hacienda pública del estado, pues sin aumentar la carga impositiva se logró recaudar, el año pasado, la cifra histórica de 795 millones 053 mil pesos, cantidad que contrasta con los 692 millones obtenidos en el 2017, los 647 millones obtenidos en el 2016 y los 536 millones recaudados en el 2015.

 

Carlos Noriega expuso que estos resultados acreditan la eficiencia recaudatoria del Gobierno del Estado, la cual se debe a la modernización de los servicios, pues cada vez son más los impuestos que se pueden pagar a través de medios digitales, así como a la ampliación de la cobertura de Kioscos de Servicios y Trámites electrónicos de Gobierno de Colima, que se ubican ya en todo el estado.

 

Agregó que otro factor que beneficia la recaudación del estado y los municipios son los incentivos fiscales que se implementan, como el subsidio a la tenencia, cuya aplicación ayuda a mejorar la recaudación de los gobiernos municipales, ya que su subsidio se condiciona al pago del impuesto predial.

 

Finalmente, Noriega García destacó que al mejorar la recaudación estatal se robustece la hacienda pública del estado, lo que permite una mayor dependencia presupuestaria y, a su vez, que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público asigne mayores participaciones federales, pues un cálculo que se toma como base para la repartición de recursos entre los estados son las cifras de recaudación.