CONTINUARÁ INSUS LLEVANDO A CABO LA REGULARIZACIÓN DE TIERRAS EN COLIMA

 

·         Los principales asentamientos irregulares se dan en los municipios de Manzanillo, Tecomán y Armería

·         Se tiene como meta antes de que finalice el sexenio otorgar entre 800 y 1 mil escrituras

 

 

Con el propósito de que la población cuente con certeza jurídica sobre los terrenos en los que asienta su patrimonio familiar, es que el Instituto Nacional de Suelo Sustentable (INSUS) lleva a cabo las acciones necesarias para poder otorgar el documento legal de propiedad a quienes lo tramitan.

 

Así lo dio a conocer Cuauhtémoc Gaitán Cabrera, Delegado del INSUS en Colima quien explicó que “la regularización es un problema muy sentido en el estado, todos los municipios tienen problemas de asentamientos humanos irregulares, nosotros en coordinación con el Gobierno del Estado a través del Insuvi y con todos los municipios, emprendemos las acciones que tienden a regularizar estos asentamientos, los ocupantes ansían tener en sus manos la escritura que los hace propietarios y dejan de ser solo posesionarios”, precisó.

 

Es por ello, ponderó que este 2018 la dependencia a su cargo tiene como meta, antes de que finalice el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, entregar en Colima entre 800 y 1 mil escrituras.

 

Precisó que los municipios con mayor problemática en cuanto a asentamientos irregulares se encuentra Manzanillo, Tecomán y Armería; “son los tres municipios que ostentan el nivel más alto de irregularidad y en los tres se está trabajando intensamente en coordinación con los ayuntamientos”.

 

Refirió que la gran mayoría de asentamientos están en terrenos que fueron de origen ejidal, “por ejemplo en Manzanillo estamos hablando de 52 asentamientos, en Tecomán de 40 los que más tienen este problema”.

 

Reconociendo que cada uno tiene su propia particularidad, aunque apuntó que existen niveles, en donde INSUS tiene un semáforo, el color verde es el que menos problemática tiene y pueden ser resueltos de manera rápida; el color amarillo, son aquellos que tienen algunas prevenciones y tardan un poco más y el color rojo, que tienen problemas legales, pero reiteró “siendo asentamiento irregular, INSUS entra con mucho gusto”.

 

 

El funcionario federal dio a conocer que durante el 2017 se entregaron 250 escrituras, de las cuales 140 fueron subsidiadas en su totalidad por el gobierno federal. Por lo que espera que de la meta que se tiene para este 2018, la gran mayoría de las 800 – 1000 puedan ser subsidiadas por el gobierno federal, aunque precisó para ello se tiene que cumplir con ciertos requisitos para ingresar al programa de Apoyo a los Avecindados en Condiciones de Pobreza Patrimonial para Regularizar Asentamientos Humanos Irregulares (Pasprah), se tendrá un subsidio de hasta 5 mil 500 pesos por parte del INSUS.