CONTINÚA DEGASIFICACIÓN EN EL VOLCÁN DE FUEGO

Aunque la actividad del Volcán de Fuego ha disminuido, continúan aún las degasificaciones, así lo dijo Raúl Arámbula Mendoza, Encargado del Centro de Estudios e Investigaciones de Vulcanología de la Universidad de Colima.

“De vez en cuando tenemos emisión intermitente de vapor y gases principalmente hacia el costado este del cráter del volcán y dura unas horas, con el cielo despejado que tenemos en esta temporada es muy fácil verlo a simple vista” expuso.

Indicó que aunque la actividad sigue siendo baja, se continuará realizando los monitoreos al coloso, porque sabemos que en cualquier momento puede reactivar su actividad, por lo que es necesario dar mantenimiento al equipo para estar listos en cualquier momento.

“La última explosión considerable fue el  3 de febrero del 2017, ya llevamos dos años sin actividad importante, no ha habido crecimiento de domo, ni material incandescente por las laderas”, detalló. 

Indicó que ya se instaló todo el equipo que se gestionó,  actualmente se cuenta con 11 estaciones sísmicas alrededor del cráter, sensores de infrasonido que permiten cuantificar la energía acústica de las explosiones, cámaras de video que funcionan de día y noche. En próximos días se comenzará con la instalación de dos GPS donados por el INEGI, que ayudarán a medir la deformación del edificio volcánico, mismos que quedarán listos en dos o tres meses.

“Los volcanes deben monitorearse constantemente, hay que tenerles mucho respeto y atentos a lo que pueden hacer. Sabemos que nuestro volcán, históricamente es el más activo de México con más de 40 erupciones reportadas en los últimos 430 años, ahorita es un periodo de calma en el que hay que aprovechar para mejorar la instrumentación y para darle mantenimiento a lo que ya está instalado”, destacó.