LA SOLUCIÓN A LA CRISIS MUNDIAL LA TIENEN LOS MÁS JÓVENES: FERNANDA SALAZAR

+ Manifestó que en México hace falta que los gobiernos tomen en cuenta a los jóvenes para la toma de decisiones, “queremos descubrir a la próxima Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz en 2014; Emma González, quien lidera una campaña contra las armas en EE.UU.; Amika George, de 19 años, quien tiene un movimiento que busca reducir el costo de productos menstruales”

 

Ante la crisis económica que se vive actualmente en todos los países del mundo por la pandemia del COVID 19, los gobiernos buscan de alguna manera mitigar el impacto en sus países, y después de un análisis toman decisiones, pero sin tomar en cuenta a los jóvenes, a aquellos que pertenecen a la llamada Generación Z, quienes tienen entre 16 y 24 años de edad.

 

Lo anterior, lo señaló Fernanda Salazar, maestra en Estrategias comerciales enfocada en el desarrollo de proyectos de responsabilidad social y política pública, quien consideró que no por no acumular una gran experiencia, son un sector importante debido a que “muchos de ellos ya son económicamente activos”.

 

En ese sentido, insistió en que las autoridades del mundo deben voltear a verlos ya que en ellos pudiera estar la clave para resolver esta problemática.

 

“Esta generación marcará las pautas de los nuevos modelos de negocio, en esta nueva etapa que exigirá grandes dosis de innovación y creatividad; y que nos exigirá romper paradigmas para poder salir adelante”, dijo.

 

Inclusive, dijo estar convencida de que la generación de los millennials, está aprendiendo de los más jóvenes, “tenemos una gran oportunidad de aprendizaje; debemos hacer uso las habilidades, herramientas tecnológicas y de autoaprendizaje que está aplicando la generación Z”.

 

“No podemos permitirnos dejar que los retos actuales -nos coman el mandado-. Tenemos todo para crecer, pero hay que abrirles las puertas”, insistió.

 

Citó que Hannah Knowles, en su artículo para el Washington Post, que publicó  el pasado 8 de abril, afirmó que “el Coronavirus podría reforzar la política liberal de esta generación”, lo cual le llamó la atención, por lo que enfocó su análisis en la realidad de México.

 

Aseguró que “la Generación Z ha sido capaz de crear fortunas con las herramientas tecnológicas; también ha marcado una ruta muy firme en el tema de la responsabilidad social, y es a este segmento al que voy a referirme”.

 

También, “este grupo generacional ha sido capaz de crear -ante evidentes desigualdades de diferentes tipos- movimientos sociales con acciones que se multiplican en el mundo a una gran velocidad, gracias a las redes sociales y al liderazgo que se tiende a creer más auténtico en los jóvenes”.

 

En ese sentido, afirmó que se trata de un grupo “que genera acción, que emprende y que se convierte con rapidez en activista político”.

 

Refirió que “hoy en día, con aproximadamente un mes de cuarentena, aún tenemos negocios y equipos de trabajo adaptándose al home office; mientras tanto la Generación Z ha duplicado sus actividades comerciales o de activismo social, desde casa”.

 

Sin embargo, lamentó que no se les tome en cuenta “no los tenemos identificados; no son parte del discurso empresarial, y mucho menos político; esto resulta desperdicio importante, particularmente si tomamos en cuenta lo que se avecina en el futuro cercano”.

Criticó al actual gobierno “quien no ha actuado con velocidad y que sin duda se ha visto rebasado, por eso tenemos más activistas jóvenes en la plataforma social, que políticos jóvenes; por ejemplo: Greta Thungberg”.

 

Aseguró, que, bajando la información con un lenguaje de oportunidad, tal como: “reinventar, colaborar, innovar, crear y explotar la tecnología; el gobierno lograría captar la atención de los jóvenes, y podremos conectar con esa generación tan importante, y tiene tanto que aportar, frente al reto que nuestro país y el mundo enfrenta hoy”.

 

Por lo anterior, manifestó que en México “queremos descubrir a la próxima Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz en 2014; Emma González, quien lidera una campaña contra las armas en EE.UU.; Amika George, de 19 años, quien tiene un movimiento que busca reducir el costo de productos menstruales; Diego Leal, coordinador de voluntarios para Greenpeace Colombia a sus 22 años; la misma Greta Thunberg, con los –Friday Strikes”.

Finalmente, concluyó que se les deben brindar oportunidades y abrir canales de desarrollo a los jóvenes de la generación Z, ya que de no hacerlo, “darán más de un dolor de cabeza cuando presenten sus demandas y peleen sus batallas, mismas que seguramente estarán validadas y tendrán coherencia. Siempre será mejor buscar la inclusión. Tan sencillo como le libro de Andrés Oppenheimer: Crear o morir”.