COLIMENSE GANA NUEVAMENTE CONCURSO DE ESCULTURAS DE NIEVE

Este es el tercer año que el colimense, Carlos Miguel Ramírez Pereira, ha ganado el primer lugar del Concurso Internacional de Esculturas de Nieve realizado en Breckenrindge, Colorado.

 

Con la escultura “Codicia”, el colimense sobresalió en el 30° Concurso Internacional de Esculturas, en donde acompañado de su esposa Georgina González Solórzano, y su equipo conformado también por los canadienses Jessie Armand y Marianne Paquette, ganando el primer lugar.

 

Cabe destacar que el escultor y arquitecto de profesión, ya había ganado el primer lugar el año pasado; y en 2011 también, mientras que en 2010, quedó en tercer lugar.

 

El equipo trabajó arduamente del 20 al 24 de enero tallando “Codicia”, que crearon de un bloque de 20 toneladas.

 

“Ha sido todo un reto, estamos muy satisfechos por ganar el premio por segundo año consecutivos, pero aclaró que en las tres ocasiones ha habido cambios en su equipo, pero este año fueron los matrimonios. 

 

Señaló que parte de su satisfacción es haber logrado una escultura que tenía muchas dificultades, además de que se buscó la manera de crear algo novedoso porque cada año se compite con los mejores escultores del mundo.

 

“Los que van a Estados Unidos son los mejores escultores del mundo”

Explicó que por primera ocasión utilizaron una técnica que nadie había utilizado y es que quitaron los guantes de sus manos y con su temperatura corporal se tocaron varias partes de la escultura: los pantalones, la lengua y los labios del rey.

“Hacer esto generaba una capa de hielo en la nieve y cuando salía el sol brillaban. Nadie lo había hecho antes y se notaba la diferencia en la textura de la nieve lijada o como sellada como una capa de hielo”.

 

Dijo que para lograr este matiz fueron necesarias varias horas ya que es complicado quitarse los guantes a menos diez grados de temperatura, tocar la nieve y volvérselos a poner para que se vuelvan a calentar, porque de haber utilizado algo caliente hubieran sido descalificados.

 

Destacó que esta forma de trabajo logró que a “Codicia” le colocaran la frase: “Hay una pequeña línea que divide el querer más y tener lo suficiente”.

 

Carlos Miguel Ramírez detalló que su obra está presentada por un rey acostado en una taza de chocolate repleta de bombones, los cuales se tiran por todos lados y él se está comiendo uno, su pantalón está abierto porque tienen la panza abultada de tantos que ha comido.

 

La escultura de 3.5 metros fue construida en un bloque de 20 toneladas de nieve.