SECRETARÍA DE CULTURA RINDE HOMENAJE PÓSTUMO AL ARTISTA ADOLFO MEXIAC

+El Poliforum Cultural Mexiac fue sede de la reunió para recordar al último de los grandes maestros de la gráfica popular en México.

 

El Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Cultura realizó un homenaje al artista plástico, grabador y muralista, Adolfo Mexiac, quien falleció el pasado 13 de octubre en Cuernavaca, Morelos, a los 92 años de edad.

 

Adolfo Mexiac, durante toda su vida tuvo una estrecha relación con el estado de Colima, no solamente por las obras que realizó en diversos municipios, en la Universidad de Colima y las más de mil piezas, que dejó como acervo en el espacio ubicado en el Jardín Corregidora que lleva su nombre, sino también por los lugares y amigos a los que frecuentaba en la entidad con gran frecuencia; comenta Patricia Salas, viuda de Mexiac.

           

En el evento, el secretario de Cultura, Carlos Ramírez Vuelvas, agradeció a Patricia Salas por permitir que en Colima se le rindiera un homenaje al último de los grandes maestros de la gráfica popular en México.

           

Mexiac será recordado como el heredero de la tradición plástica, excepcional, nadie como él hizo convivir la materia, minerales, madera, metales, concreto. Sus murales son esculturas naciendo de las paredes de un edifico para representar la voz de las instituciones y el sentido social de su vocación.

           

Durante su vida acumuló aventuras increíbles, que gustaba compartir con Patricia Salas; las hazañas para ensamblar el gigantesco mural de madera en las constituciones de México, situado en el patio central de la cámara de diputados; sus viajes a las antiguas repúblicas soviéticas en la década de los 70s; o su último lanzamiento en paracaídas a 13 mil pies de altura, con 90 años y un cuerpo volando por los aires; sus paseos por las playas de Cuyutlán en Armería, en la década de los 40s, desde entonces el pintor adoptó como su segunda casa a Colima; historias que con fortuna pude escuchar del artista con especial ternura, mencionó Ramírez Vuelvas.  

           

En el homenaje, asistentes y amigos recordaron las visitas del Mexiac a Colima, su afán por dejar un aprendizaje positivo, en cientos de alumnos a los que les impartió clase; sus aventuras con sus amigos; su forma de ver la vida desde la plástica, su análisis profundo que deja en cada una de las obras; como la pintura “Cuyutlán” que realizó en 1987 y que es parte del acervo del Poliforum Cultural Mexiac.

           

Asimismo, durante el evento el grupo de música mexicana “Té de brujas” presentó la canción “Linóleo”, una pieza musical en la que participó Adolfo Mexiac y que con ella, se le hizo un homenaje a los artistas plásticos.

           

 

Para cerrar, Patricia Salas agradeció a todas las y los asistentes, a sus amigos por siempre abrir las puertas, a Colima por adoptarlos por tantos años: “el cuerpo de Mexiac se queda con los colimenses y yo siempre llevaré a Mexiac en mi corazón”.