RECONOCE CCDIVA A 10 VILLALVARENSES DESTACADOS

El presidente del organismo, Carlos Hugo Gutiérrez Lozano ponderó su trayectoria en el evento Raíces de mi pueblo

 

En el marco del Bicentenario de la Parroquia San Francisco de Asís, el Consejo Ciudadano para el Desarrollo Integral de Villa de Álvarez (CCDIVA) hizo entrega de reconocimientos a 10 personas del municipio, las cuales le han dado rumbo y sentido, expresó el presidente del organismo, Carlos Hugo Gutiérrez Lozano.

En el evento denominado “Raíces de mi pueblo”, manifestó que dicho reconocimiento que nunca se había otorgado, se hace a personas de más de 90 años y hasta 105 años que con su experiencia e historia han sido parte importante del lugar.

En ese mismo marco, se hizo la presentación de un libro de Rogelio Centeno Dueñas, titulado “La vecina población”, que –dijo- va de la mano con el evento, puesto que contiene datos históricos, sus orígenes y acontecimientos relevantes del municipio.

Los comentarios del mismo corriendo a cargo de Abelardo Ahumada y Manuel Hernández, quienes además ofrecieron una breve semblanza del autor.

Sostuvo que es un libro que sirve mucho para documentar la historia de Villa de Álvarez.

Finalmente, adelantó que próximamente se presentará un libro del cronista Abelardo Ahumada que también tiene que ver con los orígenes del municipio sopero.

Las mujeres y hombres que recibieron el reconocimiento de parte de CCDIVA, fueron Angelina Dueñas Gaitán, quien tiene 95 años, que ha sido ejemplo de esposa y madre, colaboró moral, económica y espiritualmente a través de Organizaciones Católicas para ayudar a los más necesitados de la Parroquia San Francisco de Asís.

Guadalupe Castillo Contreras de 96 años, oriundo de Jalisco, desde los 4 años radica en La Caja, municipio de Comala; trabajó con Don José María Cruz Inda, encargado desde los años 50’s de construir tablados, toriles y corrales en la plaza de toros La Petatera, hasta 2003.

Es ejemplo vivo del cariño y entrega de uno de los íconos de la tradición villalvarense.

Otra homenajeada fue Carlota Ramírez Altamirano, quien en su acta de nacimiento consta que tiene 101 años, pero en realidad tiene 105 años, ya que a la llegada de los cristeros en la revolución, destruyeron todos los libros de registro, quedando sin documentos, registrándose de nuevo de acuerdo a familiares y personas conocidas.

Es cercana a la fe religiosa, apoyando constantemente a la acción católica.

Por su parte Catalina Jiménez Jiménez nació hace 103 años y durante su vida laboral trabajó en la tienda de la señora Chole Fuentes y posteriormente en la casa de la Familia Cruz Ahumada. Desde joven participó en grupos religiosos de la Iglesia de San Francisco de Asís, apoyando espiritual y moralmente a los enfermos y menesterosos de la parroquia.

Carlos Silva Gudiño, quien tiene 91 años, tiene un matrimonio de 68 años con Zenaida Ahumada Salazar. Dedicó su vida a sus dos grandes pasiones, la agricultura y la política.

Destacó como presidente de la Unión Ganadera de 1950 a 1956; Presidente del PRI en 1964; Regidor, 1964-1966 y presidente municipal en el periodo 1977-1979.

Rogelio Centeno Dueñas, nació en 1947 ha tenido una destacado trayectoria en el ámbito público y privado; su primer trabajo de investigación histórica lo presentó en 2016, con el título “Tradición villalvarense”, Arte taurino, así como “La vecina población”.

A su vez, María del Rosario Cabrera Fuentes, fue participante activa del grupo de Acción Católica, en donde fue presidenta, asistió a Asambleas Nacionales en una aportación personal a la parroquia.

Salvador Cabrera Rivas de 92 años, a los 20 años comenzó a trabajar por su cuenta en los terrenos de la cruz de Comala, en donde ha dedicado su vida a la agricultura y ganadería. Fue presidente de la Asociación Ganadera de Colima y socio fundador de la Asociación Ganadera de VdeA, así como presidente Consejero de los Festejos Charrotaurinos.

También se galardonó a Josefina Andrade González, que a sus 96 años tiene una memoria lúcida y claridad de pensamiento.

Ama de casa, dedicada a fomentar los valores y cuidado de sus hijos, apoyó en sus habilidades de costura para el soporte familiar.

Asimismo, a Manuel Córdoba Álvarez, forma parte de una familia tradicional de Villa de Álvarez; cultivaba los frutos nobles de la naturaleza, también en la zona del Chanal, habiendo colaborado también como policía siendo presidenta del municipio, Martha Dueñas.

 

Finalmente, Efraín Brambila Navarro, nació en 1924, fue socio de la cooperativa de salineros por más de 20 años. Desde su juventud ha colaborado en la construcción de la plaza de toros La Petatera, recibiendo reconocimiento por su trabajo en bien de la tradición villalvarense.