CHEF COLIMENSE REPRESENTA A MÉXICO EN EL MEDIO ORIENTE

+El joven Germán Oliva se desempeña actualmente como el Cheff de la embajada de México, en Japón

 

El joven chef, Germán Oliva Campos se encuentra triunfando en Japón, luego de haber sido elegido entre los tres primeros lugares del Concurso Nacional de Joven Sommelier 2019, que se llevó a cabo en la Ciudad de Querétaro, el año pasado, evento organizado por la escuela de Sommeliers de México y finca sala Vivé by Freixenet, mismo que le ha dado la oportunidad de representar a México en Seúl, Corea del Sur, además de ser la imagen de la marca vinícola Monte Xanic.

 

El joven cheff de Colima se desempeña actualmente en la embajada de México, en Japón, donde se encuentra poniendo en alto las gastronomía de su tierra natal.

 

Platicó que recién había recibido algunas capacitaciones sobre vinos y cocina en algunos hoteles y restaurantes de Colima, cuando una amiga lo contactó para decirle que la embajada de México en Japón tenía una vacante para chef, y que tal vez podía tener el perfil para cubrir la vacante, por lo que se animó a enviar su Curiculum Vitae, solicitud y sus documentos.

 

“Tenía unos proyectos en puerta en Colima, y mandé mis documentos y solicitud  sin mucho afán de obtener el puesto, después de muchas pruebas, entrevistas y llamadas, les gustó mucho mi perfil y las cosas que había hecho en México, en cuestiones de investigación, patrimonio, estudios y capacitaciones, y pues me quedé, así es como ahora soy el chef de la Embajada de México en Japón”, comentó.

 

Reconoció que no fue fácil tomar la decisión de dejar su país, pero siempre lo llena de orgullo, llevar sus raíces y cultura a otros lugares del mundo.

Señaló que lo que más se le dificultó al llegar a Japón, fue el idioma, “nunca imaginé aprender japonés cuando vivía en México, y ahora es un objetivo que tengo; pues al tener que visitar los mercados, las tiendas, huertos y lugares para conseguir los ingredientes con los que cocino, es necesario comunicarme con la gente local”.

 

Comentó que otro de los retos a los que se ha enfrentado en Japón  ha sido encontrar los ingredientes necesarios para poder cocinar los auténticos platillos mexicanos.

 

“En la Embajada buscamos dar a los invitados una experiencia de Alta Cocina mexicana y que sea lo más apegado a nuestras costumbres y tradiciones. Entonces al hacer mole, pipián, adobo, tamales, pan de muerto, atole, tortillas y muchas preparaciones más de la cocina mexicana, es cuando empieza lo difícil. Pero nada es imposible y hemos podido mostrar lo rica y variada que es nuestra cocina”, relató.

 

Germán Oliva dijo que todos los días se levanta temprano para comenzar con sus actividades, “empiezo mis tareas en la cocina a las 8:00 am, checo los pendientes y los eventos que tenemos en el día”.

 

Después de servir el desayuno, va a los mercados en donde busca los ingredientes que necesita (frutas y verduras, carnes o mariscos), regresa a la embajada y empieza la producción para los eventos.

 

Explicó que, normalmente, en un evento oficial (comida o cena) se sirven menús de cuatro a seis tiempos todos de cocina mexicana y maridados con destilados y vinos de México.

 

“Una vez terminado el evento, hago limpieza profunda de mi cocina y me paso a la oficina a trabajar en los proyectos de promoción y fomento de la cocina mexicana aquí en Japón”, agregó.

 

Indicó que parte de su trabajo también consiste en realizar cápsulas informativas, contenidos para redes sociales, recetas que se publican en internet o en capacitaciones y clases de cocina para hoteles y restaurantes.

 

Finalmente, su jornada concluye normalmente a las 5:00 de la tarde, y después dedica su tiempo libre para ponerse en contacto con sus seres queridos y hacer ejercicio.

 

Referente a su estancia en Japón, comentó que planea estar allá hasta el 2024 y luego conocer otros países. “Me gustaría trabajar en otra embajada después de Japón, como en Francia o en Italia”.

 

También tiene pensado hacer una maestría en España relacionada con gastronomía, “pero sin duda alguna me encantaría regresar a Colima y de una u otra forma compartir el conocimiento de estos casi 10 años de experiencia en el mundo gastronómico”.

 

Recordó que desde el 2017 formo parte del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO, que se dedica a la cocina, y el cual logró obtener el nombramiento de la Cocina Tradicional Mexicana, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

 

“Mi tarea es hacer investigación de productos endémicos y tradicionales de mi estado, trabajar con cocineras tradicionales, documentar las recetas de la tradición culinaria de nuestro estado y hacer un inventario de estas preparaciones, promocionar y participar en festivales gastronómicos y dar a conocer la riqueza de nuestra cocina”.

 

Señaló que le ha tocado publicar dos artículos en la revista que tiene el CCGM, uno de la Sal de Cuyutlán, y otro de la Tuba en Colima; además de incluir recetas tradicionales de Colima en los recetarios que el mismo CCGM realiza.

 

“Todos los años tenemos una junta de delegados que se llevan en diferentes estados de la República y rendimos un informe, en el cual exponemos todas las actividades y estrategias de promoción, rescate, difusión y salvaguardia en pro de nuestro estado”.

 

En otro orden de ideas, reveló que sus platillos favoritos de la cocina mexicana, para preparar son: el tatemado y el pescado zarandeado. Y de la cocina internacional, el Quiche Lorraine y Ratatouille.

 

Pero, enfatizó que “sin duda alguna la que me gusta más es la comida mexicana.Tengo preferencia por otras cocinas, pero mi favorita es la mexicana”

Finalmente, expresó su agradecimiento para quienes han confiado en él y en su trabajo, y le envió un mensaje a los estudiantes de gastronomía, “hay que tener mucha humildad, paciencia y respeto por lo que hacen, y nunca dejar de soñar, ni de luchar por sus sueños”.

 

Cabe señalar que German Oliva estudió la carrera de Gastronomía en la Universidad de Colima, estudió Ciencia en la Gastronomía en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. Ganó el concurso de la Fundación Turquois en el año 2015, para realizar estudios de especialidad en cocina francesa en el principado de Mónaco.

 

Actualmente estudia la especialidad en formación sommelier en el Colegio Superior de Gastronomía y, un diplomado de cultura alimentaria y cocinas de México en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

 

Germán Oliva ha participado en tres  ocasiones en el Foro Mundial de la Gastronomía Mexicana, como Delegado del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, capitulo Colima, en el periodo entre los años 2016 y 2018.

 

Participó en la última edición del Festival Morelia en Boca, al lado de grandes personalidades del mundo gastronómico, como: Enrique Olvera, Mónica Patiño, Enrique Farjeat y otros.  En este evento cocinó para más de 7 mil personas en el stand de Colima, ya que fue la primera vez que Colima fue el estado Invitado.

Además realizó una cata de tubas y una clase de cocina demostrativa de salsas colimotas.

 

También estuvo a cargo del área gastronómica del Festival Colima en Coyoacán y  Colima en la Delegación Cuauhtémoc, en 2019, los cuales se llevaron a cabo en la Ciudad de México, por iniciativa de la Secretaría  de Turismo del Gobierno del Estado.

 

En Colima participó en “El primer Festival de la Sal de Cuyutlán”;  “El Festival de la Tahitiana”, en Manzanillo; “La Feria del Hongo”, en Minatitlán y “El Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales de Comala”.

 

Además ha impartido Conferencias y Talleres de la tradición culinaria en otros estados, como: Durango, Michoacán, Estado de México, Jalisco, Guerrero, entre otros.