URGEN CAMBIOS EN EL GABINETE ESTATAL - ANÁLISIS POLÍTICO

Por Abel González Sánchez

Colima requiere un cambio de rumbo político antes de terminar el 2021, a la entidad le iría mucho mejor si se hicieran algunos cambios del gabinete estatal para reorientar o fortalecer el rumbo social y político de Colima, aunque para los partidos especialmente para Morena, M.C. o al PAN, es lógico que les encantaría que la problemática social de la entidad continuara así como está ahora o que inclusive empeorara como en seguridad pública, transporte público, el raquítico apoyo del campo, en la procuración de justicia, pues ya casi nadie va a denunciar nada a los Ministerios Públicos porque nada te resuelven ni tienen atención, por ello estos partidos dan como un hecho ganar la gubernatura y los diez ayuntamientos en 2021, pues si en estos momentos fueran las elecciones el PRI perdería todo prácticamente, esa es la percepción política.

Aunque la gran mayoría de los ciudadanos del estado somos apartidistas, porque no nos identificamos con los partidos porque no hemos intentado ser candidatos a un cargo de elección, no nos interesa tanto que partido gane o pierda, a los ciudadanos nos interesa que los gobernantes que apoyamos en las urnas nos cumplan con sus compromisos de campaña, porque los partidos son responsabilidad más bien de quien tuvo la oportunidad de llegar a los cargos, además de sus dirigentes, aunque dicen que una vez que asumen el poder se olvidan de sus partidos, les importa un comino si después “su partido” gana o pierda.

NECESARIO CAMBIO DE RUMBO ESTATAL Reconocemos que no todo está mal en la administración estatal, pues muchas de las acciones de la administración estatal son positivas y son las correctas, pero en últimos siete años se disparó un gran número de conflictos en la entidad, muchos de ellos de impacto nacional que han repercutido mucho más aquí porque algunos titulares de las Secretarías del Gabinete Estatal no han sido designados adecuadamente y otros permanecen nadando de muertito, son indolentes o no tienen la capacidad ni la visión para mejorar la dependencia que representan, no salen de sus oficinas, porque dicen que son muy técnicos, más bien están acostumbrados a dejar en la desidia la solución de muchos problemas que afectan a la población, no reciben a la gente porque siempre están ocupados, no saben mirar para abajo y a los colimenses tampoco nos gustaría esperar casi dos años para a ver si se mejoran las cosas al cambio del gobierno estatal, cuando consideramos que basta hacer algunas remociones de titulares.

Hablemos con la verdad, Colima encabeza las estadísticas en problemática de la seguridad pública, homicidios, robos y adicciones etc. por otra parte hay un desorden del servicio de transporte público lo que obliga a la gente a subirse a los taxis por tener un trasporte de camiones urbanos sin respetar horarios, sin paraderos, pues al permitir un gran pirateo de los taxis en toda la entidad, pues abandonaron los sitios de las colonias y localidades, se van a las ciudades, ese pirateo manda a la lona a los camiones urbanos y sub urbanos haciéndoles incosteable el servicio, hay desorden también para los trámites en esa dependencia. Por otra parte en la Secretaría de Educación aseguran muchos maestros y directores de secundarias y primarias se quejan del gran burocratismo existente, especialmente con algunos Directores de Educación Básica y Subdirección de Secundarias que ingresaron por el sindicato del SNTE hace años y que lejos de resolver su problemática ellos son los que la generan en algunas escuelas por razones políticas, hoy inclusive los actuales líderes sindicales de las secciones 6 y 39 se quejan de ellos y así en una o dos dependencias más, este tema nace inclusive por comentarios de los mismos priístas porque consideran que el gabinete estatal está totalmente descoordinado y desvinculado del mismo PRI.

PREPARAR LA SALIDA DE NACHO Es quizás el mejor momento ahora y la oportunidad que tiene el gobernador Ignacio Peralta, de reorganizar su gabinete para preparar una buena y mejor salida política y administrativa de su administración estatal no únicamente para darle una mejor imagen sino para resolver mucha problemática. Estamos a principios del 2020 y todavía hay tiempo para reorientar las grandes decisiones para resolver los temas sociales pendientes, que es lo que queremos los colimenses, los cambios de los titulares son ahora, pues después en el 2021 vienen las guerras políticas de la sucesión, los destapes y las críticas al gobernador que sale, es la mala costumbre mexicana.

El gran problema que tendrá el gobernador ahora es de dejar de oír a tantas voces y corrientes de sus grupos políticos que se incrustaron pero que no son políticos, pero logran tener decisiones, están unos contra otros, cuestionándose y debilitándolo cada vez más, por ello será el propio gobernador el que deberá diseñar su propia estrategia de su salida política, recordando y revalorando quizás con quién llegó a la candidatura y con quien y como debe salir más adecuadamente, nuestro análisis aquí es que sí urge un cambio en su gabinete y definir proyectos integrales en seguridad pública, en el trasporte público, en educación y en otros, así como ya lo inició con el nuevo programa estatal de prevención de las adicciones porque Colima ocupa el primer lugar nacional en ese grave problema y es por el bien del estado y no tanto a favor del PRI.