TONALTEPETL 9/12/19

 

Gustavo L. Solórzano

“Conservar viva esa memoria, a cien años de distancia, significa también estar rescatando nuestra identidad” Juan José Murguía. En relación al centenario del ferrocarril en Colima.

Mi madre me acompañaba a la estación del ferrocarril para viajar a Cuyutlán. Me encargaba con el responsable de revisar los boletos, me daba su bendición y un “hasta pronto, cuídate y no le hagas caso a nadie”. El viaje era placentero, lleno de emoción y un paisaje repleto de color y vida. El tren iba escoltado por soldados del 25 batallón de infantería y sobre todo, por gente de bien, gente del Colima de ayer que tenía buen corazón y se cuidaba una a otra.

 

Sobre los pasillos de la estación y en la acera de enfrente, los vendedores ambulantes hacían su agosto con los viajeros que venían de Guadalajara rumbo a Manzanillo. Elotes cocidos y asados, agua de coco con su pulpa, birria, ceviche, tostadas de cuerito y frijol, tacos blanditos y dorados, fruta, tuba, agua fresca, refrescos y más, mucho más que agradaba el paladar de los privilegiados viajeros.

 

Llegar a Cuyutlán era otra cosa, la inmensa cabeza en honor al presidente Juárez, recordar las historias de Gregorio Torres Quintero en torno al Gentil, o al velatorio de un caimán, el encrespado oleaje en al agua azul verde, impresionaban. En el lugar vivía una hermana de mi madre y el motivo de mi presencia era apoyar. La loba era una perra inmensa de gorda y muy brava, era su guardiana y compañera junto con un viejo loro cabeza amarilla que repetía a la perfección palabras como “Luisa quiero comer” o “hablan”, cuando alguien tocaba a su puerta. Desde luego, como buen loro silbaba a la perfección la famosa expresión que le recordaba el diez de mayo a quien lo provocara. 

 

Dicen que el tren fue usado por el General Porfirio Díaz Mori allá por 1908, justamente cien años más tarde, la Secretaría de Cultura del Gobierno estatal, habría de recordar la puesta en marcha de uno de los transportes de mayor arraigo histórico y desde luego, de gran apoyo para la economía social. Manzanillo, Armería, Coquimatlán, Colima y Tecomán, fueron puntos importantes que se vieron beneficiados junto con otros pequeños lugares, como la comunidad de Madrid.

 

Actualmente, una noticia que despertó la nostalgia de muchos, ha surgido en el congreso estatal. Así lo dio a conocer nuestro compañero Juan Carlos Flores, Impulsan diputados ‘revivir’ tren de pasajeros Manzanillo-Tonila. La idea de nuestros diputados, muy buena por cierto, es que se beneficie la población y que se trabaje de manera turística, el regreso del ferrocarril. Para ello habrá que tocar muchas puertas, seguramente. El primer paso se ha dado y con paciencia y buena gestión de nuestros representantes populares, puede lograrse este beneficio para estudiantes, docentes y público en general.

ABUELITAS:

 

Hoy quiero compartirle dos mensajes directos a su corazón, ambos importantes. El  Consejo Municipal Para el Bienestar de Colima, ha organizado, del uno al veinte del presente mes, una recolección de víveres, juguetes y ropa para entregar a personas necesitadas, niños y niñas principalmente. Puede ser algo sencillo y modesto, de buena voluntad. Para ello pongo a su consideración el watts App 312 132 25 59.

Por otra parte, la Cruz Roja Mexicana Delegación Colima, organiza un Concierto de Gala con uno  de los mejores tenores del momento, el maestro Felipe Castellanos. El evento se llevará a cabo en el majestuoso Teatro Hidalgo, con un costo por boleto de doscientos pesos y será el trece de los corrientes a partir de las 20:30 horas. Por favor, apoyemos ambos proyectos, todos nos necesitamos. Es cuanto.