TONALTEPETL 9/07/20

Gustavo L. Solórzano

Sin duda, un pasquín que miente a la población y cuyos desviados intereses buscan el beneficio personal es corrupto.

Derivado de la integración del Consejo Estatal Ciudadano para el Bienestar de Colima y a iniciativa de los abogados  Mario García Solórzano y Abel González Sánchez, se integró el consejo municipal en nuestra ciudad capital. Se sumaron distinguidos colimenses, hombres y mujeres comprometidos con nuestra ciudad y estado, motivados todos por el servicio. A un año de haber iniciado nuestras actividades, observamos que no ha sido fácil, sin embargo hemos hecho un esfuerzo para abrir brecha y con la idea clara y firme de que servimos a quienes menos tienen.

Seguiremos trabajando modestamente por Colima, mayormente cuando los servidores públicos que tienen la sana obligación de servir y atender a la población no lo hacen. Agradezco a quienes permanecen aportando ideas y coadyuvando con su participación, para el logro de un bien común. Gracias a las y los consejeros por su entrega.

Hoy sabemos que es mucha la gente que se le dificulta trabajar, por salud física y emocional, gente que deambula por las calles del centro de la ciudad, como “Lupita”, una mujer que hace sus necesidades fisiológicas de pie o mientras camina, con las consecuencias que usted que me lee puede imaginar. La anterior situación no parece llamar la atención de nadie, máxime cuando sucede en pleno centro de la ciudad. En otros lugares de nuestra ciudad y estado,  literalmente deambulan personas que requieren tratamiento especializado; no represión ni confinamiento, lamentablemente no existe voluntad sin interés, ya que son personas que carecen de familia que se responsabilice de ellos o simplemente no tienen para pagar.

Encontramos personas que requieren no dinero, si, comida. La vida en las calles de Colima dejó de ser lo que hace veinte años. Hoy la sociedad necesita revalorar su forma de relacionarse y de manera especial, quienes aplican programas de apoyo social. Existen, por ejemplo,  muchos jóvenes que se quedan sin estudiar porque no tienen dinero para continuar una carrera. Son pues, muchas las necesidades que presenta nuestro estado y que requieren en mayor o menor grado, ser atendidas. Lamentablemente algunos servidores públicos están más ocupados con el tema político y la sucesión gubernamental, qué ni tiempo tienen de atender a los gestores, menos a quienes necesitan de su servicio.

La falta de sensibilidad política, los malos entendidos y la ambición de poder de algunos, puede derivar en la indiferencia y desatención social, con sus consecuencias. Estamos a tiempo de ser forjadores de una nueva sociedad participativa, para beneficio de todos y no solo de unos cuantos.

 

ABUELITAS:

 

La Comisión nacional del agua anuncia que se prevén lluvias para nuestro estado y los estados vecinos. Ojalá sea cierto y podamos disfrutar del vital líquido que tanta falta nos hace, recuerde que no es renovable. Cuidemos nuestro medio ambiente y con ello nuestra vida, insisto respetuosamente a las autoridades correspondientes, motiven a los expendedores de agua embotellada y de los faros, para que integren un plan de reforestación. En Colima todos nos necesitamos, es cuanto.