TONALTEPETL 7 de enero 2019

Si es amor, cruzará huracanes y tormentas, Fito Páez.

Una buena parte de la zona residencial de lo que hoy es Santiago en el municipio de Manzanillo y que daba a la playa, estaba solamente en obra negra. Para ser preciso solo eran pilares y techo, eso permitió a mis padres y a quienes nos acompañaban, colocar “paredes” improvisadas con sabanas varias. Así nació para mí y para los niños de mi edad que formaban parte de la comitiva, el famoso hotel “Camarena”. Las mujeres adultas del grupo se encargaban de preparar los alimentos que los hombres acercaban; rejas con melón y sandía, eran el manjar que disfrutábamos y desde luego deliciosos platillos elaborados por nuestras madres, mejor aventura no podíamos tener. Era el año setenta y cualquier pedazo de madera con una cuantas corcholatas nos permitía crear un vehículo para nuestros juegos llenos de magia, emoción y hasta misterio. En esa ocasión constatamos que efectivamente “en el mar la vida es más sabrosa”.

Un día, amaneció el 25 de diciembre y mis amigos abrieron los regalos que habían llegado a su casa; siempre encontramos pelotas económicas en cualquier lugar; pienso, decía el slogan que lo importante es el juego y no el juguete. Así que, aunado a su modesta economía, eran siete en la familia y todos muy buenos para comer, no siempre se puede tener todo en la vida. Hubiera visto que felices mis amigos con su pelota nueva que les había traído el niño Dios, jugamos con ella hasta que se atravesó una punta metálica de las protecciones de su casa. No recuerdo si hizo ¡pun! o ¡puf! Pero la pelota literalmente explotó y con ella, la alegría fue sustituida por el miedo, “mi mamá se va a enojar”.

 

Este lunes después de disfrutar un merecido descanso, estudiantes de los diferentes niveles educativos habrán de regresar a clase o asesoría. Solamente en educación básica son alrededor de 136 y mil estudiantes en las más de novecientas escuelas que corresponden al nivel que señalo. Considero importante mencionar que muchos de estos estudiantes vieron tristemente, pasar las festividades navideñas como un día cualquiera, no tuvieron fiesta y menos recibieron un regalo, tampoco pudieron salir a pasear pues la economía familiar no lo permitió.

Así pasa en muchos hogares, al margen de la festividad espiritual existe una publicidad indiscriminada que dista mucho de la realidad. Es decir, no todos pueden comprar su propia navidad, en consecuencia, pareciera que el niño Dios, los Reyes Magos y el propio Santa, se han vuelto elitistas.

Por favor evite molestarse, no me refiero a los personajes navideños que viven en su corazón y en el mío, sino a los que las empresas jugueteras han “creado”. Es difícil entender cuando se es niño, que está pasando con la navidad, ¿por qué a él si le trajo y a mí no? Es la pregunta que surge sin encontrar una respuesta válida y entendible para la mente de un niño.

 

En fin, por eso es mundo decía mi madre, porque hay de todo.

Deseo que todos sus buenos propósitos se conviertan con su esfuerzo y creatividad, en un verdadero y duradero regalo. También deseo que estas fechas le hayan sensibilizado lo suficiente para que siga dando amor a toda la gente sin esperar nada. Que nos vaya mejor a todos, eso también deseo.

ABUELITAS:

 

En la época que nos ha tocado vivir, hablar de gastos superfluos, desvíos de dinero, sueldos excesivos, vales institucionales, complicidad en robos que afectan a la nación, etc. Es ofensivo y anti patriota.

Las roscas de mi amiga Tere son una delicia, comeré solo una pequeña porción pues mejorar mi dieta está entre mis propósitos de año nuevo. Es cuánto.