TONALTEPETL 5/03/20

Gustavo L. Solórzano

 

Para no ser mudos, hay que empezar por no ser sordos. Eduardo Galeano.

Pienso que en nuestro país se está exagerado el asunto del coronavirus, mas allá de la realidad lo único para lo que ha servido la distorsionada difusión, es para que los mexicanos, fieles a su estilo y alejándose poco a poco del pánico y amarillismo institucional, hagan memes y amenacen al virus multicitado con darle batalla con hierbas, pócimas y menjurjes diversos. Nadie quiere quedarse atrás y bueno, hasta la iglesia católica se ha sumado al alboroto. Es necesario cuidarse de cualquier problema de salud y coadyuvar con las autoridades para evitar que se propague.

 

Menos de tres mil fallecidos en todo el mundo, tres probables casos en nuestro país cuando esto escribo, un caso desmentido en Colima y bueno, ya pasamos por muchas parecidas dicen los colimenses. Como ejemplo cito los siguientes: tomar agua directa de la llave o de la manguera en una casa rica de mi época infantil, comer sin lavarnos las manos, disfrutar de los antojitos callejeros, al garrotazo de la piñata por querer alcanzar los dulces, al fin del mundo en el 2012 y al ficticio chupacabras, en fin, hasta la enfermedad de los puerquitos llamada influenza H1N1. A todo lo anterior hemos sobrevivido, eso sin mencionar a los políticos que jamás cumplieron su promesa y que sintiéndose poderosos e inamovibles hasta se hacían los distraídos para no saludar y luego, lueguito, cuando se quedaban sin puesto, se volvían más dulces que la miel.

 

Derivado de la sobrepoblación, el calentamiento global, las hambrunas, la indiferencia de los poderosos  y otras laceraciones a nivel internacional, hoy se habla de una conspiración para diezmar a la población mundial. Absurdo e inaudito, así se escucha al leerlo, sin embargo existen personas que afirman la posibilidad de tal barbarie. La propia Organización Mundial de la Salud “acaba de incluir una peligrosa amenaza en su lista de las epidemias mundiales que podrían diezmar a la población: la enfermedad X”. Esta es la forma más probable en que quienes dirigen los destinos de nuestro planeta pueden actuar en consecuencia. La OMS afirma que “la crítica situación del medio ambiente, la resistencia a los antibióticos, la guerra química, la guerra biológica y la mutación de los virus,” pueden dar paso a una epidemia mundial.

 

Finalmente, cito este comentario de la propia autoridad máxima en el ámbito de la salud, “esta enfermedad podría surgir como un accidente o como consecuencia de una enfermedad transmitida de animales a humanos que se propague hasta considerarse epidemia, como sucedió con el VIH.

 

Algo está pasando, no solo la tierra está viviendo un periodo de descomposición, los humanos empezamos antes.

 

 

 

ABUELITAS:

 

Es necesario que la Secretaría de Educación en coordinación con los padres de familia, establezcan los filtros necesarios para evitar que cualquier contagio se propague. Como número uno, son los padres de familia quienes habrán de valorar las condiciones de salud que presenta su hijo antes de acudir al centro educativo. El filtro numero dos implica que la guardia docente del plantel escolar, detecte si un alumno presenta algún padecimiento y finalmente, si durante el horario escolar el alumno presenta alguna molestia, deberá llamarse a los padres de familia para que se proceda de manera adecuada. Sumar objetivos, nos permite multiplicar logros, evitemos divisionismos sociales  que restan. Es cuanto.