TONALTEPETL 30/04/20

Gustavo L. Solórzano

“El arte supremo del maestro es despertar el placer de la expresión creativa y el conocimiento”. Jorge Luis Borges

El precandidato llegaba a las colonias para reunirse con diez o doce ciudadanos, su séquito incluía más de sesenta personas que trabajan para el gobierno en turno y vehículos. A pesar de no tener aceptación, fue impuesto en la contienda interna y la sociedad ratificó su decisión, perdió la final. Después se sabría que su trato déspota y arbitrario, dicen, habría sido el detonante para su derrota.

Por esas fechas se sabría también de los candidatos etílicos, aquellos que al de despedirse sus probables votantes y abordar las poderosas “suburban”, traían galones de alcohol para lavarse las manos, ignorantes de que el alcohol solo sirve para un chango y no para desinfectar.

 

Hoy, por los pasillos de la vida se escuchan voces en relación a un alto funcionario cuyos sirenescos colaboradores le cantan al oído haciéndole sentir que él es el ungido para suceder al gobernador Peralta Sánchez. Naturalmente esos pseudo servidores públicos ya tienen repartido el pastel mediante jugosas rebanadas que solo existen en su desleal mente.

Hablar de política en estos tiempos puede ser válido, sin embargo no es propicio ni sano, éste es un momento de unidad en torno al gobernador y al presidente de nuestro país, más allá de ello, al servicio de nuestra sociedad. Nos vemos en el 21.

 

El asunto en la política electoral es que los partidos necesitan hacer un análisis a fondo y escoger a conciencia, quienes serán sus candidatos para el próximo proceso. Sano será que llegue gente nueva o aquellos que tienen experiencia y han demostrado servir con, además de sencillez y buena educación, honestidad una sola cara. Porque sucede que en campaña son unos y en la acción son otros totalmente distintos. Peor aún, algunos de ellos  sus colaboradores, actúan como verdaderas divas del espectáculo y solo sonríen ante el reflector, de tal manera que cuando han ganado y ven que sus representados se acercan, fingen hacer una llamada hasta donde tienen su vehículo o se “cuelgan” del transeúnte más cercano y entablan una “larga y prolongada charla” aislándose a lo privado, como si trataran un secreto de estado, un escape pues, para no atender.

 

Esa gente no sirve para un cargo público, solo trabajan para sí mismos y para sus allegados, ojalá que nunca más.

 

Escuchado en la calle:

 

Señora afuera de una farmacia allá por la Sangre de Cristo, “ora que nos tienen encerrados, debían de arreglar las calles y no cuando anda el pasadero”.

ABUELITAS:

Sin duda, el llamado que hacen padres de familia en el sentido de las excesivas tareas que al parecer, están dejando los docentes a sus hijos, será atendido de inmediato por la institución rectora de la educación en nuestro estado. Las tareas son un tanto cuanto antipedagógicas, el aprendizaje escolar que emana de los libros es para revisarse en el salón y las horas libres son para que los niños sean eso, niños. Convivir con sus padres, jugar, ayudar en tareas caseras, etc. Quien no lo vea así, seguro no tuvo infancia, vamos a darnos la mano docentes y padres de familia para formar ciudadanos libres y “sentipensantes”, tengamos presente que todos nos necesitamos.

GRATITUD:

 

Felicito a todos los niños y niñas en su día, especialmente a los que aún viven en los nobles corazones de los adultos. Es cuanto.