TONALTEPETL 19/10/20

Gustavo L. Solórzano

Cuando existe lealtad al interior de las instituciones, es innecesaria la aplicación de la justicia.

Cuando los candidatos de un partido no funcionan, los votantes simplemente no vuelven a votar por ellos. Obviamente en esta época, pues hace años la gente caía una y otra vez en el engaño de candidatos, que no del partido, quienes además de no cumplir y desaparecerse durante el trienio o sexenio para hacer amarres y con ello; asegurar otra candidatura, tampoco cumplían a sus representados. Candidatos amables y sonrientes que después se convertían en déspotas pseudoservidores atendiendo de manera forzada a quienes debían servir.

Algo pasó en Coahuila, un municipio con casi tres millones de habitantes (2019) y tiene menos diputados que aquí, eso quiere decir que en Colima andamos sobrados de diputados; la noche del domingo el Partido Revolucionario Institucional arrasó de manera contundente los 16 distritos electorales. En el estado de Hidalgo pasó algo similar con los ayuntamientos, los electores regresaron su confianza a un partido que se creía, estaba en grave riesgo de extinción.

La respuesta a la pregunta de por que vuele a ganar el Pri es sencilla, sus opositores están haciendo las cosas mal, deficientes.

 

Todo en política son coyunturas y sin triunfalismos, debe mantenerse una prioridad, el servicio honesto a la sociedad a la cual se representa y se debe cualquier servidor público del nivel que sea. De lo contrario, la paga será la misma, “Sufragio Efectivo No Reelección”.

No me puedo imaginar de política partidista, a una persona que como jefa fue arbitraria, grosera, revanchista y prepotente; eso sí, cuando llegue el momento, con cara de falsa cordera andará buscando el voto. Gente como esa, no debe tener cabida en un partido político y menos de “servidora pública”.

 

Lamentablemente existen representantes populares y servidores que dan rienda suelta a su lado humano en ese sentido, naturalmente sus jefes saben y solapan ese tipo de actitudes que vulneran la dignidad humana. Otros, tienen años buscando la posibilidad de llegar y lo hacen de manera subterránea, golpeando en lo oscurito a quienes tienen mayor aceptación o repartiendo, a la usanza antigua, “espejitos” y maquillaje panfletero con el fin de disimular sus verdaderas intenciones.

Es importante que la sociedad se mantenga vigilante y evalúe a quienes actualmente desempeñan una responsabilidad en la administración pública. Saber si están cumpliendo sus compromisos de campaña o si han nadado de muertito y se preparan para brincar a otro partido o en el mismo, buscando el cobijo de otros tres o seis años de feliz “trabajo”.

 

La sociedad actual demanda acciones, respuestas concretas, hechos de sus representantes populares y de sus autoridades en general. Quien no esté dispuesto a cumplir, mejor no se atreva a salir en busca de una chamba partidista, quédese en casa.

 

 

ABUELITAS:

 

Seguramente la publicidad está hecha, e indudablemente estamos viviendo una circunstancia sumamente especial. Sin embargo, a manera de respetuosa y sana sugerencia, en virtud de que nuestra feria es regional, agrícola, ganadera, cultural, educativa, etc. Es conveniente que, si lamentablemente surgiera la necesidad de realizar algo parecido a lo que habrá de hacerse, sea definido no con una palabra inglesa sino mexicana o colimota. Es decir, no al término online. Insisto, solo es una respetuosa sugerencia para estar acorde con lo que se vive y ofrece en nuestro máximo festejo anual. Tengamos presente que, en Colima, todos nos necesitamos. Es cuanto.