TONALTEPETL 17/SEPT/2018

“El poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son”. José “Pepe” Mujica, expresidente de Uruguay.

La educación en Colima es una constante, como prioridad en los gobiernos de nuestro estado. Coordinada por humanos, como todas las responsabilidades que emanan del ejecutivo, todos los titulares del ramo han aportado ideas, tiempo, creatividad y más, en mayor o menor grado. Sin duda un error, con todo respeto lo digo, aunque me queda claro el sistema de trabajo que tiene nuestro país, ha sido el de ligar la educación con la política de estado. Lo anterior ha permitido que diversos grupos interfieran y en no pocas ocasiones, solo con intereses personales que lejos de coadyuvar en el desarrollo han servido para frenarlo o tan solo para “ordeñar la vaca”.

Es necesario señalar que el presupuesto más importante ha sido siempre para educación, salud y seguridad entre otros. Por ello, al igual que los cargos de elección popular y sus jugosos sueldos, las instituciones señaladas son de las más perseguidas. El Prof. René Montes de Oca, maestro ameritado, en más de alguna vez comentó que, “abundan los gana panes de la educación”. Refiriéndose a aquellos que anteponen su beneficio personal al de la comunidad educativa y por ende, al de los estudiantes que son la razón de ser de quienes laboramos en este rubro. Indudablemente Colima no es la excepción en este aspecto que señalo, álgidos han sido muchos de los momentos vividos en el transcurrir histórico de la Secretaría de Educación colimense.

De los malos momentos habrá siempre una ganancia secundaria, abusos reales, malos manejos en lo económico, calumnias de unos a otros, abuso de poder, zancadillas, “dile pero no digas que yo te dije” etc. Son sin duda el pan nuestro de cada día en algunas empresa o instituciones, lamentable por donde se vea, pero sucede. La mayoría de las veces el “jefe” ni cuenta se da, recuerdo como ejemplo, a un secretario particular del presidente del partido X, como tenía tarjetas firmadas por él, las usaba para recibir favores personalmente o en favor de sus allegados, naturalmente el presidente jamás se dio cuenta. En las administraciones estatal y partidista, es común decir de parte de… para asegurarse que el receptor cumpla lo solicitado, la mayoría de las veces el supuesto emisor ni en cuenta. Sin embargo, recalco que algunos servidores desleales son asiduos en el asustar con “el petate del muerto”. Tienen suerte, afortunadamente nada es para siempre.

Alguien dijo que “así es la política”, indudablemente difiero, así son los malos políticos que dan pena ajena y empañan la labor de los que si cumplen, de los que están comprometidos. Así son aquellos que denigran el maravilloso arte de la política y que solo se interesan en perpetuar el poder que ostentan de manera pasajera y que necesitan usar en beneficio de sus representados. Cierto es que la gente se cansa, se harta de padecer el mismo mal y entonces actúa en consecuencia, eso es sano, cambiar de rumbo y de parecer, lo insano es que mucha gente que nos representa no quiera darse cuenta y se empeñe en seguir usando sus mismas estrategias basadas en la mentira.