TONALTEPETL 15/10/08

Naturalmente antes que servidor público, profesionista, comerciante o militar, somos humanos. Sin embargo, en ocasiones algunas personas se pasan de humanas y eso genera diferencias, distancias y barreras que se vuelven infranqueables. La mayoría de las veces estas situaciones se dan por falta de madurez y con ello, se convierten en actitudes egocentristas, caprichosas y berrinchudas. Nada peor que la lucha de poder entre servidores, en donde no gana el mejor sino el que tiene más saliva. Pierde el usuario, sociedad, pueblo. Aunque al final quien realmente pierde es el que vive creyendo que no toca el piso. Convencido estoy de que nada es para siempre.

 

Terminan las administraciones municipales y nuevos ciudadanos asumirán la responsabilidad que les otorgó el pueblo. La historia será quien juzgue lo vivido, aunque ya tuvieron un adelanto los partidos políticos con el fenómeno López Obrador. Insisto, la sociedad se cansó de las promesas, del abuso y del olvido. Es necesario que quienes nos representan en cualquier cargo de elección popular lo tengan en cuenta, ganó México al decidir, ganó la sociedad que asistió a las urnas asumiendo su compromiso ciudadano. Salvo honrosas excepciones, el triunfo lo dieron a López Obrador aquellos servidores públicos que se despacharon con la cuchara grande, los de las grandes fortunas, los que abusaron del poder que les confirió su patrón el pueblo, aquellos que ignoraron a quienes tocaron a su puerta, esos que se convirtieron llegando al poder en Mr. Hyde y mordieron la mano que les dio de comer.

 

La sociedad actual está más politizada que nunca, las redes sociales son un medio que representa un arma de dos filos, porque si bien es cierto sirven de apoyo ante cualquier contingencia, cierto es que también se han convertido en espacios de excesiva libertad, incluso para ofender y calumniar. En mis años de infante era común decir “lo escuché en la radio”, con el tiempo pudimos tener un televisor y entonces el lema cambio por “lo vi en la tele”. La frase de hoy es “lo leí en internet”, sin que por ello tengamos la certeza de que sea cierto. Escucharlo o verlo representaba la responsabilidad de una voz o de una imagen; leerlo no, porque cualquier persona puede escribir con un perfil falso y desde el anonimato externar su opinión y con ello destruir o construir según sea el caso. Lo anterior en alusión a lo mismo, es menester que los nuevos servidores públicos que han sido designados por la ciudadanía lo sepan, estarán vigilados por sus electores, por aquellos que les entregaron su confianza en las urnas el uno de julio próximo pasado, por favor cumplan o que la sociedad se los demande.

 

Los partidos distintos al del Lic. Andrés Manuel López Obrador que obtuvieron el triunfo además de tener gente aceptable, también ganaron por lo mismo, así que la respetuosa sugerencia va igual.

 

 

 

ABUELITAS:

 

Alguna razón de trabajo o salud debió de impedir que las alcaldías de Manzanillo y Cuauhtémoc no estuvieran representadas en la reunión de acercamiento laboral con el gobernador de nuestro estado. El trabajo de aquí pal real es por Colima y por México, no por un color, ni por un grupo, menos por un partido. Si alguien lo cree así, sin duda está en un error, trabajar para todos y sin distingos, cualquiera que sea la responsabilidad desempeñada, implica amor personal, buen criterio y madurez humana entre otras virtudes, es tiempo de sumar. Es cuánto