TONALTEPETL 13/11/19

Gustavo López Solórzano

A quien corresponda:

Cuando la feria se fue a los terrenos que hoy ocupa, algunos ciudadanos mostraron su descontento por la distancia que ello representaba. El gobernador Arturo Noriega Pizano, actuó como un hombre visionario para preservar y fomentar las raíces de nuestros ancestros, escogiendo un espacio adecuado para dar continuidad al máximo festejo de los colimenses.

Invitado por mi amigo Antonio Enciso Núñez, llegué al teatro de la feria en 1987, Emigdio Salgado Mares y Federico Castro Laccer, eran el director y el administrador respectivamente. Ambos, amigos entrañables y comprometidos con el trabajo institucional cumplían a cabalidad con la responsabilidad encomendada. Posteriormente a la feria de Colima, el Lic. Castro Laccer nos invitó a Toño (Enciso) y a mí, para coadyuvar en la organización y atención de la feria de Manzanillo, misma que se lleva a cabo en el mes de mayo. Sobra decir que ese año la feria estuvo exitosa y muy concurrida.

Sin duda, cada responsable ha dado lo que a su juicio, ha sido lo mejor. Hoy la feria de Colima aunque sigue siendo modesta en relación a las de otros estados, tiene un reconocimiento internacional y de manera especial, el teatro del pueblo se ha convertido en un verdadero foro para los talentos colimenses y de otros estados, que año con año nos visitan para compartir su trabajo artístico. Tarde a tarde, los ciudadanos de todos los municipios se reúnen para disfrutar de las expresiones artísticas que ahí se presentan. Solistas, duetos, rondallas, grupos diversos, tales como mariachis, ballets folklóricos, etc. Conjugan talento, flexibilidad y belleza para beneficio de los visitantes.

Algo que considero sumamente necesario y que probablemente a nadie se le ha ocurrido, es que un foro de esa importancia  requiere mantenimiento permanente. Miles de gente utilizan ese espacio cada año y seguro estoy que es el espacio por excelencia, en donde se reúne la familia colimense.

Afortunadamente la feria, gracias al buen trabajo de sus administradores,  siempre ha generado buenos ingresos y sin duda, es posible colocar una techumbre que permita a las personas protegerse del sol, la lluvia y el sereno, (cada año se interrumpe el programa por lluvia) a quienes asisten ahí de manera cotidiana. Así mismo, el espacio en general requiere pequeñas adecuaciones de manera integral que además de dignificarlos, serían una buena heredad para las generaciones venideras.

 

El espacio podría seguir siendo utilizado para eventos masivos al igual que los módulos y así mismo, generaría ingresos extras para las propias necesidades de mantenimiento. Incluso puede proponerse a los espacios que expenden alimentos y bebidas alcohólicas, afortunadamente llenos siempre, algún apoyo adicional a cambio de algunos beneficios para ellos. La sociedad lo merece.

ABUELITAS:

 

Ya que ando en el teatro del pueblo, mismo que lleva el nombre de Emigdio Salgado Mares, permítame comentarle que con gran éxito se presentaron los siete grupos artísticos de la Secretaría de Educación el pasado domingo. Padres de familia y familiares en general, disfrutaron de una excelente velada con la música del recuerdo, temas modernos, música ranchera y bailes del folklor de nuestro México.

En su intervención, el Profesor Jaime Flores Merlo, ponderó la importancia de la educación como fortalecedora de la riqueza cultural de nuestro país y reiteró que los docentes de Colima coadyuvan de manera cotidiana con la más alta responsabilidad que un ciudadano puede tener, formar a nuestros alumnos. Es cuanto.