TONALTEPETL 1/10/20

Gustavo L. Solórzano

 

¡Señoras y señores, buenas noches, bienvenidos al Teatro del Pueblo Emigdio Salgado Mares! Gracias por estar con nosotros una vez más en la ¡Feria de Todos los Santos en su edición 2020!

 

Manejar dinero ajeno es una de las mas grandes responsabilidades que cualquier ciudadano puede tener. Actuar con honestidad y transparencia en el manejo de las arcas institucionales, es un compromiso de caballero y de gente de bien.

Emigdio Salgado Mares en dos periodos, Carlos Oldembourg Ceballos, Ramiro Venegas Ochoa, Arturo Valencia López, Agustín Morales Anguiano y el actual, Petronilo Vázquez Vuelvas. Han sido colimenses que recibieron la honrosa distinción de coordinar al equipo de trabajo que, sin duda, organiza desde hace años, el máximo festejo anual para todos los colimenses.

 

En este año, el Iffeecol enfrenta uno de los mas grandes retos en la historia de la feria de nuestra entidad. Dar seguimiento a la fiesta colimense de manera virtual no es algo sencillo; la planeación organizacional implica evitar la búsqueda de un lucimiento personal, que solo desgasta y conlleva el grave riesgo de generar protagonismos. El trabajo en equipo en esta ocasión, bajo el mando del titular de la Secretaría de fomento económico del gobierno estatal, necesita de la colaboración y disciplina de todos los que intervienen y de manera especial, delegando con base a la experiencia y conocimiento de los integrantes, las comisiones correspondientes. Ahí y solo ahí, radica el éxito, que cada quien haga lo que sabe hacer, es decir, sin cabida para improvisados ni improvisaciones.

 

Bien por los patrocinadores que en este año les tocó bailar con la mas fea, como se dice coloquialmente. Pues habrán de asumir de manera solidaria, el compromiso de aportar la economía necesaria para el logro de un evento virtual exitoso. Así lo señala el actual director quien, con justa razón, lamenta la “pérdida en derrama económica aproximada a los mil millones de pesos”. Lo anterior habla de que la nuestra, es una feria de altura que en sus buenos tiempos genera un ingreso extraordinario para bien de nuestro estado. Felicito a todos los que en ella participan como parte de la organización, de manera especial a quienes, aunque reciben una modesta compensación, cumplen con gusto su responsabilidad de mantener limpias y funcionales las aun utilizables instalaciones, me refiero al personal de mantenimiento en general.

 

Cuando llegue el momento, por favor súmese a la fiesta virtual, vea, participe y si puede, adquiera productos de los que habrán de exhibirse. Aunque nunca será lo mismo ver que estar ahí, tenga en mente que muchas personas apuestan al desarrollo de nuestro estado, a la mejora económica, justo es apoyar. Usted que me lee, yo y todos, podemos hacer la diferencia por Colima y los colimenses. Finalmente, agradezco a Emigdio Salgado Mares, a Toño Enciso Núñez, y al Lic. Federico Castro Lasser, por haberme invitado en 1987, para formar parte de una mágica aventura que me permitió conocer y servir a miles de colimenses. Desde estas líneas mi gratitud por siempre donde quiera que se encuentren. Gracias también a cada directivo que me permitió seguir en el proyecto, a Cesar Cárdenas López, a Cuco Michel Rosales y doblemente especial al personal administrativo que realiza un esfuerzo excepcional. Mención aparte, expreso un sincero reconocimiento a todos los artistas locales, nacionales y extranjeros que se pusieron la camiseta de manera profesional, aun cuando no ha sido valorado de manera adecuada su trabajo, noche a noche han deleitado a un cada vez más conocedor público. Éxito en la virtual 2020 para todos.

 

En Colima todos nos necesitamos, recuerde cooperar con la Cruz Roja por favor. Es cuanto.