SOLO LES FALTÓ… UN POQUITO - EN EL ESTAMBRE DEL GATO

Por: Eduardo Mendoza Vargas*

 

Sin duda las elecciones del 2018 marcaron un parteaguas en la política, en primera con el triunfo de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, así como senadores y diputados federales y en segunda a nivel estatal en donde los curules ya no fueron más; solo azul o rojo, sino que se añadía por primera vez el color guinda. Esa emoción y algarabía se vio reflejada dentro del H. Congreso del Estado de Colima aquel 1 de octubre de ese mismo año; ya que de los 25 Diputados 16 pertenecían a la coalición Juntos Haremos Historia y con ello la añoranza de una completa transformación de la vida a la que habitualmente estábamos acostumbrados.

En un inicio este panorama pintaba prometedor para las y los 16 Diputados de esta coalición, pues siendo los pioneros de una futura generación de cuadros políticos de izquierda y conformando la mayoría dentro del congreso; las probabilidades de que las cosas salieran mal eran casi nulas; pero en 6 meses de legislatura, las y los representantes populares no lograron consensar la reducción de su sueldo; misma que el presidente lo hizo en tan solo 15 días; aquella promesa de campaña referida por uno de ellos, donde como una especie de grabación repetía en cuanto medio de comunicación era invitado, señalando que con apenas $15,000 pesos era el salario justo para un diputado, parecía irse como dice un personaje animado “al infinito y más allá”. Como lo menciona AF Medios en la nota No Hubo Consenso para bajarnos el sueldo: Vladimir Parra, en donde Barragán justifica el incumplimiento de dicha promesa señalando que el salario lo otorga a quién él decide, también incluye que los y las Diputadas ganan menos que un regidor, menos que el rector y menos que el gobernador.

Entre denuncias por violencia política y de género, renuncias a la bancada, zafarranchos, acusaciones y gritos en el congreso; la gran mayoría que nos representaban una esperanza a la ciudadanía y que llegaron bajo la coalición “Juntos Haremos Historia”, empezó a desdibujarse.

Es importante mencionar que en las últimas semanas se dieron acciones con un efecto domino en nuestros representantes populares, como fue el polémico caso del préstamo de los casi 750 millones de pesos, que el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez solicitó al poder legislativo, y en donde la Comisión de Hacienda, Presupuesto y


Fiscalización de los Recursos Públicos del Congreso del Estado, no pudo avanzar como lo tenía contemplado en la discusión de dicho crédito, a pesar de que el Presidente de esta comisión (el Diputado Julio Anguiano Urbina) buscaba entrar en un análisis con titulares de la Secretaría de Salud, de Finanzas y Seguridad, dependencias que serían beneficiadas por el citado recurso. Todo este “proceso” se vio obstaculizado por la actitud incomprensible para nosotros los mortales de algunos legisladores, los cuales dirigidos por el Diputado Vladimir Parra (Morena), o de los miembros de la comisión antes mencionada que son la diputada Ana Karen Hernández (PT) y el legislador Arturo García Arias (Morena) que entre arrebatos de micrófono, amenazas, gritos y hasta grabaciones en vivo por muchos de ellos, como consta en sus redes sociales fueron inflexibles, faltos de negociación, oficio y cortesía política con los funcionarios públicos y con sus compañeros y compañeras de bancada y de legislatura.

 

 

Este grupo de “representantes populares” si en algún punto hubieran aceptado analizar, cotejar sus datos o quizás comentar dudas respecto al crédito; se pudieron evitar momentos vergonzosos y un tanto pueriles; hasta el punto de cerrar un recinto legislativo o peor aún manifestarse en compañía de personas de la tercera edad sin los cuidados que la nueva normalidad ante el COVID-19, nos exige, acciones que están documentadas en bastantes medios de comunicación o hasta en los perfiles de sus redes sociales, peor aún que después de esta actitud porril de cerrar el congreso impidiendo la entrada a un número mayor de diputadas y diputados, alegando o intentando justificar sus acciones en discursos que caían en el mundo surrealista del artista Salvador Dalí, y que como se ha dicho siempre, benditas o malditas redes sociales que hoy en día, dan documentación de todo o casi todo. Y es que SOLO LES FALTÓ … UN POQUITO, para evitar que la deuda no pasara, si la aprobaron 15 y se necesitaban 17, era obvio que no tenían los votos, entonces por qué no entraron a la sesión, y es que las matemáticas no mienten, por más discursos que nos quieran dar, si la mayoría calificada son 17 y solo votaron 15, donde estuvieron los otros 10, que pudieron evitar el crédito; el que calla otorga como lo dice el dicho.

Se puede reflexionar que a lo largo de año y medio y de tres coordinadores que han encabezado al GRUPO PARLAMENTARIO DE MORENA en el Congreso de Colima, se han descuidado las formas, que en política pueden ser fondo, hasta llegar al punto que perdieron una gran cantidad de legisladores, siendo actualmente y como lo informó el presidente de la mesa directiva Guillermo Toscano Reyes en la sesión celebrada el


domingo 19 de julio del 2020, solamente cuenta el GRUPO PARLAMENTARIO DE MORENA con 7 diputados, y por mucho que se intente dejar de responsabilizar a nuestros políticos actuales, ellos debieron ser los guías de los próximos representantes populares, dando el ejemplo en la toma de decisiones con la cabeza fría y evitando dejarse llevar por personas, que las arrastran al hoyo del amarillismo, porque siendo reales se ha hablado más de la grilla que del préstamo; y ojo esto aplica para cualquier situación de la vida cotidiana; faltó preocupación y compromiso con el nombre y la imagen de MORENA, por parte de algunos legisladores locales, no del partido; porque no se vale que por unos cuantos se estigmatice el buen trabajo de otros y otras.

¿Qué les faltó?, puede ser organización, visión a futuro o mera y llanamente mesura política, porque a estas alturas del partido ciertas situaciones se resuelven hablando sin dejar de lado los ideales. Quizá a año y medio de salir de su legislatura a algunos todavía no logran comprender el alcance de sus acciones, palabras o trabajo y aquí sería importante hacer un comparativo bien o mal intencionado, desde su particular punto de vista con las acciones de nuestro presidente, o que tal a las del subsecretario Hugo López-Gattell o mejor aún y más cercano a nosotros lo que la Diputada Federal Claudia Yáñez Centeno ha venido realizando en beneficio del Estado de Colima.

Finalizo este enredo de estambre con estos deseos; que el radicalismo no sea necesariamente una cosa circense y que el dialogo abunde en donde las personas no ven más allá de lo que tienen en frente.

Nos leemos la siguiente semana para juntos desenredar el estambre del gato.

 

 

*Autor de la Columna: “En el Estambre del Gato”, Licenciado egresado de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, analista independiente, docente, community & social media manager y rescatista animal.