¿QUÉ VIENE? 24/DIC/2018

Tradición de sentimientos encontrados. Muchas emociones convergen en estos días.

Para algunos, con un sentido místico, religioso, de fe.

Para otros tantos, la alegría viene de la expectativa de descanso, de diversión.

También para un buen número, los recuerdos, las nostalgias, uno que otro demonio personal, pone la nota triste, melancólica.

Este coctel de sentimientos, que inclusive en algunos casos, hasta mezcla todos los elementos anteriores, es una bebida que año con año sigue teniendo gran aceptación.

Este mensaje no trata de explicar, ni de polarizar, mucho menos de convencer si es bueno o malo dejar libre las sensaciones y disfrutarlas o padecerlas. Solamente intenta dar una perspectiva que deseo no olvidemos.

En muchos textos, creencias y reflexiones se sostiene que no hay verdades absolutas. Como toda posición, respetable.

Sin embargo, considero hay un bastión sustentable en sí mismo: EL AMOR. El amor es una verdad absoluta.

Un hijo echándote los brazos para tenerte cerca, por la sola sensación de saberte de él.

Una madre bendiciéndote, deseándote con absoluto desinterés que tengas un buen día, una buena vida.

Cualquiera de nosotros acudiendo a auxiliar en alguna desgracia, de forma anónima y sin conocer a quien fue afectado. 

Ello es lo importante, sin más letras.

Mi deseo es éste: Ojalá tengas la mayor cantidad de momentos en tu vida en que sientas AMOR. Valgan estos días para que se replique esta intención.

Fuerte abrazo, desde el corazón.

Muchas felicidades.