¿QUÉ VIENE? 19/NOV/2018

Tantas ideas. Tantos sentimientos. Tantas expectativas.

Con un poco más de dos meses de anticipación me retiro de una de las responsabilidades personal y profesionalmente más exigentes de mi vida, ser presidente de CANACINTRA en nuestro Estado. Todo mi apoyo, respaldo y afecto al Arq. Ramiro Sigala, quien toma el papel de Presidente Interino.

 Con no poca satisfacción, debo admitir que tomé esta decisión movido por un reto distinto. Una oportunidad en un ámbito que seguramente me exigirá aún mayor entrega y responsabilidad en mis decisiones, proyectos y haceres cotidianos.

Atendiendo la invitación que me hizo el actual Secretario de fomento económico, Walter Oldenbourg, y con el acuerdo del Gobernador del Estado, me inserto en el servicio público en la Coordinación General de Proyectos Estratégicos de la SEFOME.

Independientemente de lo que implique este puesto desde el punto de vista administrativo en el funcionamiento de la secretaría, mi visión va más en el sentido de lo que se puede proponer y lograr en un espacio como éste.

En más de una ocasión he sido crítico del desempeño gubernamental, desde la charla de café, hasta las declaraciones que amablemente los medios colectaban de mi. Hoy voy a tener la posibilidad de trabajar en la entraña. Estoy consciente de mi doble compromiso. Ojalá esté a la altura. Garantizo que haré mi mejor esfuerzo.

Y quiero pedir ayuda, toda la posible. A mi familia, a mis amigos, a mis nuevos colaboradores, a la opinión pública. Además de ideas y estrategias, necesito como nunca la crítica. En la medida de mis limitaciones, prometo estar abierto y receptivo.

El objetivo mayor es Colima. Si se trabaja con buena intención, orden, disciplina, rumbo e inclusión, la posibilidad de éxito se potencializa. Quiero poder ser un canal de todo ello en éste ámbito.

Quiero trabajar. Agradezco enormemente la oportunidad. Estoy abierto y, sobre todo, motivado a servir.

 

Considérenme a sus órdenes.