¿PRI Y PAN JUNTOS RUMBO AL 2021? - ANÁLISIS POLÍTICO

El PRI y el PAN, más aún el PRD prácticamente quedaron por los suelos en todas las entidades con la gran ola de López Obrador, y así siguen apareciendo en todas las encuestas políticas nacionales y estatales hasta hoy, por tal motivo los tres partidos a nivel nacional y sus promotores políticos buscan por todos los medios restaurar los daños políticos, olvidar los motivos de la derrota y lograr que las aguas que arrasaron a dichos partidos como un gran tsunami nuevamente regresen a su nivel, y para lograrlo multiplican los golpes sistemáticos al presidente y no creemos que paren de aquí al día de la elección del 2021 que será el partiaguas político nacional.

El gobierno federal está avanzando en la distribución de la riqueza y en muchos rubros, nadie lo duda, simplemente la apertura de la caseta de cobro para los colimenses es un ejemplo, en donde liderazgos del PRI nunca pudieron, sin embargo, problemas como el de la inseguridad pública y su organización de la guardia nacional a los estados, el precio de la gasolina, los raquíticos incrementos salariales, son temas pendientes que no podrán resolverlo pronto y lo sabemos, otro problema es la permanencia en el gobierno de Obrador de los mismos funcionarios y operadores del gobierno de Peña Nieto en las entidades instalados en las delegaciones federales y en la mayoría de las Secretarías, es un problema no resuelto, aun cuando salen de allí muchos golpes y memes políticos contra el mandatario federal,  trabajan de muertito y generan conflictos en las entidades.

La falta de operación política nacional adecuada hacia los estados para cambiar las estructuras de las delegaciones federales y los mandos operativos más relevantes en las oficinas centrales está provocando que se tenga una inadecuada imagen del gobierno federal en las demandas sociales, por ello empiezan a dibujar un gobierno menos extraordinario de lo que la gente esperaba, por tal motivo Morena en las entidades pide los cambios de los titulares de las dependencias federales en los estados para iniciar la verdadera cuarta transformación, evitando la continuidad política y de servicios de los gobiernos anteriores.

Y si a este problema político central se le suma las pugnas abiertas en el CEN de Morena, la ineptitud y errores de algunos legisladores locales y alcaldes morenistas, en donde caen en conflictos personales con errores garrafales y peleándose con sus mismos regidores, el escenario que se perfila será menos favorable para Morena y sus aliados, aunque se reconozca que se tenga todavía popularidad, pero la esperanza empieza a diluirse en miles de ciudadanos que sin ser simpatizantes de ninguno votaron por el cambio, y hasta hoy pareciera que no hay nadie que controle a los morenistas o los obligue a reunificarse en los estados y en los Congresos estatales ya que los presidentes del partido no pueden y prefieren refugiarse en sus oficinas, y hasta perderse, esperando a que reestructure el CEN de Morena .

Morena sí tiene liderazgos a la altura de los requerimientos para llegar a la gubernatura en el caso de Colima y a las próximas alcaldías, sin embargo el problema es que algunos de ellos muy bien vistos no saben sumar ni multiplicar, ni respetar acuerdos, solamente se ve que saben muy bien agandallar, golpear, restar y dividir, porque quizás ellos así llegaron, sin formación ni carrera política, sin embargo en el 2021 serán otras las circunstancias las que decidirán por quién votar, basándose sobre lo que hicieron y así lo veremos.

Por tal motivo en Colima veremos que el éxito para ganar la gubernatura Morena es cerrar filas y unirse, porque sus opositores harán alianza de partidos y de las organizaciones sociales pero sin que el PRI, el PAN, PRD y Alianza sean las cabezas en sus candidaturas para evitar el rechazo popular, ya que la gente todavía los seguirá castigando en las urnas si no modifican sus esquemas, aparecerán aliados en las gubernaturas y algunas alcaldías como ya vimos en varios estados, apoyando a liderazgos ciudadanos de otros partidos menos rechazados, el objetivo según analistas nacionales es que en el 2021 el tricolor, el azul y el amarillo unirán sus fuerzas para ganar las gubernaturas y Colima no será la excepción, por ello los Morenistas deben de bajarle a sus pleitos y a la soberbia de algunos por inexperiencia, que piensan que el escenario será igual ya que algunos alcaldes hasta cambiaron de pasito o de amigos, según el comentario en una reunión social en Manzanillo.